Intrigas palaciegas

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNAEs la primera vez en varios sexenios que un gobernador concede a su brazo derecho un margen de acción tan amplio en una secretaría que no es la de Gobierno.

Israel Félix ejerce la triple función de ser jefe operativo del gabinete, conducir la relación con actores políticos y la alta responsabilidad de procesar la información política y de seguridad para el jefe del Ejecutivo.

Es costumbre de los gobernadores tener un operador de primer piso, un pararrayos. A nivel nacional Salinas tenía en su secretario privado, Córdoba Montoya, al verdadero operador, de igual forma Zedillo en Liébano Sáenz, y con Fox, Marta Sahagún fue más decisiva que Santiago Creel.

De igual forma en la entidad, Arturo Nahle, era el fusible desde la Secretaría del Despacho del Gobernador para absorber las descargas y las presiones políticas. Para Miguel Ángel Osorio lo fue Ramón Ramírez, pero ambos personajes tenían sus limitantes. Será la primera vez en muchos sexenios que el hombre fuerte del gobernador con amplias facultades despachará desde cuarto piso.

Esta decisión tiene sus ventajas. Primero le permitirá acelerar la reingeniería gubernamental e impulsar las reformas con la doble pinza del control del brazo político y el control territorial con las posiciones estratégicas en el gabinete. Quienes impulsan la idea de que el gobernador carece de red de protección al tomarse las decisiones desde una oficina vecina. Esperando que un desliz, exabrupto o error del joven secretario sea una factura contra el jefe del Ejecutivo, se equivocan.

Apostar por un súper secretario pavimenta el camino a la candidatura en el 2022. Pero tal escenario no distrae a Israel Félix, quien será al mismo tiempo el gran operador del gobernador Fayad en el 2018.

Ser la figura preponderante en el gabinete ha originado “celo político”. Erran quienes piensan que “destapándolo” de manera anticipada pueden exponerlo como un blanco fácil, al apetito político externo. El fuego es “amigo”, pero se alimenta desde afuera. Divide et impera -Divide y vencerás-, resume la estrategia. La maquinación parece consistir, lisa y llanamente, en indisponer a los unos contra los otros.

La causa: la elección del próximo año, donde se elegirá al Presidente de la República, dos senadores, siete diputados federales y 18 legisladores locales para Hidalgo. La política tiene sus tiempos e Hidalgo también, hoy es tiempo de servir a los hidalguenses y respetarlos, porque falta mucho para ese proceso.

Israel Félix lo tiene claro, no hay espacio para distracciones.

 

 Twitter: @David_Tenorio