Todo cambió

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreLos grupos que convergen al seno del Movimiento Hidalguense contra el “Gasolinazo” y que tienen sentados su reales en Ixmiquilpan ya viven los problemas propios de estas movilizaciones, como es la contaminación política, generando desconfianza, conflictos e incertidumbre.

Una prueba reciente de que el movimiento ya fue infiltrado por diferentes intereses políticos de Ixmiquilpan es la convocatoria que hacen para hoy en la sede de su protesta, lugar donde tendrán una representación de los padres de familia de los 43 alumnos desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero. El comunicado de prensa enviado a diferentes medios asegura que el evento se realizará a las 11 horas pero otro sector del movimiento dice que la llegada de los padres será a las 16 horas.

Lo cierto es que los padres de los 43 desaparecidos realizan un recorrido por el país en el marco de su protesta y de la Asamblea Nacional de Resistencias, a celebrarse el sábado en Ixmiquilpan, y llegarán a esa ciudad de Hidalgo procedentes de Amilcingo, Morelos.

Los violentos enfrentamientos entre la policía federal y elementos de la sociedad, así como de estos grupos sociales acontecidos a inicios de 2017, hoy tienen un origen distinto pues las primeras movilizaciones se sostenían con argumentos en contra el alza de las gasolinas y el subsecuente incremento de precios a la canasta básica.

A mes y medio de aquella medida impulsada por el gobierno federal se pospuso un nuevo aumento a los combustibles y es casi un hecho que no habrá más cambios hasta que en Hidalgo el precio se libere (como sucederá paulatinamente en todo el país, iniciando en el norte de México) pero hasta el 30 de noviembre.

Así, el gobierno federal recula a una iniciativa que ya sabía sería difícil de aceptar para la población, pero que al poner en peligro la seguridad en varios puntos de la geografía nacional prefiere olvidar esa ruta y “jugar mejor los tiempos electorales”.

Esta capacidad deja con pocos argumentos al Movimiento Hidalguense contra el “Gasolinazo”, que se ve obligado a encontrar nuevos argumentos de lucha o perderá el respaldo de la verdadera sociedad civil. Y es que en enero pasado a muchos se les olvidó o no sabían que en Ixmiquilpan conviven un montón de “líderes sociales” (todos cortados con la misma tijera del paternalismo oficial) que permanecen en vida latente hasta que surge la oportunidad de encabezar alguna causa y colocarse al frente de las movilizaciones.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio