AMLO vs. AMLO

Gabriel Pérez

 

Esta historia ya la vimos.

Gabriel PerezEn una esquina, Andrés Manuel López Obrador en campaña permanente, aprovechando los cargos públicos de los que ha vivido a lo largo de los últimos 20 años para promocionar su evangelio político.

En la otra, sus detractores de toda la vida: medios de comunicación, políticos profesionales, columnistas y empresarios histéricamente nerviosos por el “avance” en las encuestas del eterno líder de lo que inexplicablemente la gente insiste llamar “izquierdas”.

Del uso y abuso de los cargos públicos que hace el presidente del partido Movimiento Regeneración Nacional o de su discurso más parecido al de un pastor evangélico que al de un pensador de lo que conocemos en el mundo como Izquierda o de sus muy priistas y arraigados usos y costumbres políticas, como el nepotismo, la demagogia y autocracia, no nos ocuparemos en esta columna, en esta ocasión.

Para eso existe un enorme batallón de articulistas obsesionados con AMLO y sus muchos defectos.

¿Pero qué hay con la estrategia? Una vez más, medios, políticos y periodistas han caído en la provocación nuestra de cada sexenio y, con el ánimo de hundir al supuesto puntero rumbo a 2018, no hacen sino darle espacios, exposición y publicidad gratuita.

El “sistema” trabajando para regalarle al político tabasqueño la bandera de ser el político antisistema que, en realidad, está lejísimos de ser.

Se les olvida a todos, tirios y troyanos del lopezobradorismo que el principal enemigo de la izquierda y de Andrés Manuel López Obrador es, precisamente, un político de Macuspana, Tabasco, de nombre Andrés Manuel López Obrador.

Parecen olvidar cómo, cada seis años, Andrés Manuel trabaja arduamente para hacer crecer su movimiento, despedazar a la izquierda y luego, cuando parece tener la presidencia a la mano, destruir todo lo logrado tan sólo siendo él.

Y aquí vamos otra vez.

 

Twitter: @gaboperez