Lacera burocracia a Catedral de San José

 

 – El recinto católico ya presenta algunos desperfectos, reconoce especialista

– Prefirió instituto seguir tramitología y no ocuparse en preservar el espacio

REGLA

 

Ángel Hernández

p22-tulaPor no haber sido concluidos de manera correcta ante la interrupción que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) efectúo a los trabajos de restauración que el arqueólogo Pedro Cardoso Reyes realizaba en la Catedral de San José, el recinto católico ya presenta algunos desperfectos.

Cuestionado al respecto, el responsable de las labores mencionó que el evidente deterioro, “que no niega”, se debe a que la obra fue interrumpida abruptamente, “importando más un permiso que la conservación de un inmueble con más de 460 años de historia”.

Lamentó la incongruencia del Instituto al preferir seguir con la burocracia en lugar de ocuparse de la preservación de uno de los patrimonios que le dan identidad a Tula.

Informó que, a falta de una segunda capa de recubrimiento especial para conservar el muro perimetral de la catedral, a semanas de haber dado la primera pasada de material, ya las paredes presentan ciertos agrietamientos en lo que fue la base de arcilla pigmentada que le colocaron.

Asimismo, acusó que en el INAH han demorado en exceso el permiso para la continuación de los trabajos, pues originalmente se comentó que tardaba dos semanas, pero han pasado cerca de dos meses y aún no le responden en perjuicio de la catedral.

Sobre los daños, mencionó que se corregirán tan pronto se obtengan los permisos para continuar, ya que esas deficiencias eran de esperarse con las primeras lluvias que se precipitaron en semanas pasadas sobre la demarcación, pero indicó que los daños hubieran sido mucho peores en caso de no haber realizado nada antes del temporal.

Sostuvo que falta una capa de recubrimiento del muro exterior para garantizar una perdurabilidad de al menos 10 años, además de otras labores en distintos puntos del recinto católico.