Abuso naturalizado

Amira Corrales Peon

Amira CorralesMaestra, creo que tengo un problema -me dijo una chica estudiante después de terminar una plática de Sexualidad en su escuela-. He tenido relaciones sexuales con mi novio -prosiguió-, pero no siento nada… ni placer, ni dolor.

Finjo que me gusta para hacerlo sentir bien, pero lo cierto es que me distraigo para esperar a que acabe. Inmediatamente se encendieron mis alarmas, debía obtener mayor información: tengo que preguntarte algo muy íntimo, que quizá te genere incomodidad, ¿puedo hacerlo? -le dije-.

Sí, adelante -contestó-. ¿Sabes si alguna vez fuiste abusada sexualmente de niña? Sus ojitos se abrieron y su cara tomó seriedad. Pues… yo creo que no porque no recuerdo nada -dijo-. Sólo recuerdo que un día dejé entrar a un extraño a la casa y tocó mi cuerpo, pero no pasó nada más allá. También recuerdo que una persona, cuando yo tenía 6 años -continuó, puso su boca en mi genital y jugó conmigo. Yo le dije a mi mamá, pero no me hizo caso. También sé que, asquerosamente, mi padrastro se ha masturbado en frente de mí y de mi hermanita menor, yo no lo soporto… se lo he dicho a mi mamá, pero el señor no se quiere ir de mi casa. Un día, cuando tenía como 10 años, sólo recuerdo que desperté con moretones en mi cara y muñecas, un ojo morado y otro hinchado, pero no me dolía nada, me llevaron con el médico, pero nunca supe qué pasó o si me hicieron un estudio vaginal… no sé -finalizó-.

Por supuesto que todas estas manifestaciones hablan de un problema psicológico que tiene que tratar un o una profesional, pero no se necesita ser una experta/experto, para notar que la criatura fue abusada sexualmente en su niñez en varias ocasiones, y probablemente, bloqueó los terribles recuerdos como mecanismo de defensa y tal vez, su anorgasmia es producto de ese abuso sexual sufrido. Pero lo que más me llama la atención, es que esta muchacha no relaciona lo que vivió con abuso sexual. Ese es un problema cultural de catastróficas consecuencias: naturalizar el abuso sexual del cuerpo femenino…

Twitter: @AmiraCorrales