Maestros

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreLos festejos por el Día del Maestro en Hidalgo tendrán como marco una cordial relación entre el sindicato y el gobierno. Esta amistosa situación no es habitual pues históricamente había un “estira y afloja” entre esas instancias; tensión que apretaba en mayo con la entrega del pliego petitorio magisterial que contenía la obligada solicitud de incremento salarial.

Hoy la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) no tiene ni el ímpetu ni la cohesión para intentar hacerle contrapeso al gobierno del estado, además de que el escenario político no está como para un enfrentamiento, es más, creo que la situación es más proclive a una alianza entre sus organismos políticos: Panal y PRI.

Tomando en cuenta que las predicciones en torno a la intención de voto para el 2018 sostienen que ningún partido político obtendrá victorias de manera individual, al PRI y al Panal les convendría renovar complicidades.

Hasta ahora hay pocas señales de que al gobierno hidalguense le preocupe o le ocupe de manera importante los avatares del magisterio.

El pasado Día del Trabajo la marcha de los maestros pasó casi inadvertida para la opinión pública, casi tanto como la renovación de la secretaría general del SNTE lo fue para el gobierno.

En su ala política los diputados locales del Panal pasan las sesiones en vida latente sin hacer o decir “algo trascendente”. Pareciera que buscan no llamar la atención de la prensa, ni de sus compañeros diputados, como si la meta fuera mantener un bajo perfil.

Aún faltan algunos meses para que el caldero electoral caliente, pero ya se adivina que entre la oficialidad y el magisterio hay la plena intención de buscar puentes que les den alternativas para transitar en futuros tiempos inciertos.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio