Pero…

Juan José Herrera

Juan José HerreraQuedó prácticamente listo el andamiaje jurídico sobre el que habrá de sustentarse el Sistema Estatal Anticorrupción, como parte de los compromisos establecidos por el gobernador Omar Fayad.

Tanto las leyes secundarias como las reformas al Código Penal del estado recibieron, de manera histórica, el respaldo unánime de los integrantes de la LXIII Legislatura hidalguense, lo cual comprueba que cuando existe consenso pueden superarse intereses particulares, de grupos o partidistas.

Si bien dicho sistema representa, al menos en teoría, una nueva herramienta para empoderar a la ciudadanía, también debe significar un punto de partida para la edificación de un estado apegado a principios y valores tendientes a mejorar el servicio público y no quedar, como hasta ahora, sólo en el papel.

Porque a partir de dichos preceptos la vigilancia del actuar de servidores, llámese gobernador, diputados locales, alcaldes, regidores, y cualquier otro funcionario o representante popular que haga uso de recursos públicos, será tan estricta que cualquier anomalía podría conducirlos a procesos que pueden incluso culminar con la cárcel, como desde hace mucho tiempo debió hacerse.

Los temas de la transparencia y creación de una Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción, son otras de las partes fundamentales para que el sistema funcione adecuadamente, pero aquí viene lo interesante del asunto pues requiere de la designación de un nuevo fiscal que nada tenga que ver con corrientes políticas o ideológicas, ya que debe ser totalmente imparcial en concordancia con las tareas a desempeñar.

A todo ello debe sumarse además el esfuerzo realizado por la administración estatal en el marco de la Agenda para el Desarrollo Municipal, herramienta aceptada ya por los 84 ayuntamientos hidalguenses con el fin de utilizar mecanismos de diagnóstico y evaluación para identificar áreas de oportunidad que permitan a las alcaldías optimizarse en beneficio de la población y no de quienes de manera histórica se han servido de los cargos y puestos para enriquecerse.

Buenos planes, pero… ahora falta convertirlos en realidad.

 

INCENDIOS. Cuánto se habrá denigrado el ejercicio periodístico en la entidad como para considerar reales y efectivos señalamientos y chismes baratos de una página de Facebook que, al inmiscuirse en la vida privada de los funcionarios, hace escarnio, estigmatiza para siempre y demuestra la bajeza humana. ¿Se desmoronan por dentro los grupos supuestamente impenetrables en Hidalgo, incluso antes del nombramiento oficial del candidato a la Presidencia de la República por el PRI? ¿A quién le tocará recoger las cenizas del “fuego amigo”?

 

Twitter: @juanjo_herrerap