¿Y el sol azteca?

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreHace varios años que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Hidalgo vive una crisis de credibilidad, provocada por las divisiones internas.

Muy lejos se encuentra hoy el PRD, y en general todos los partidos políticos en México, de los ideales, valores y principios que sirvieron como base para edificarlos.

El “pragmatismo” se apoderó de los partidos porque impera un solo un precepto: acceder al poder. Y ante esta coincidencia de objetivo me pregunto: ¿por qué no hacemos uno sólo?

Cómo se maneja una franquicia, así controla el profesor José Guadarrama Márquez el destino del PRD hidalguense, el dúctil comité estatal sólo hace lo suficiente para mantener vivo el organismo, cumpliendo con los ordenamientos legales pero nada le interesan sus militantes o simpatizantes.

Ante la ruptura que les representó el crecimiento de Morena, la dirigencia perredista en Hidalgo sólo se preocupó por afianzar las posiciones estratégicas que le aseguraran sobrevivir hasta el siguiente proceso electoral; cínicamente no hicieron nada para reagrupar a sus simpatizantes y si lo hicieron fue imperceptible.

Pareciera que al perredismo estatal ya se le olvidó que alguna vez en sus filas militaron políticos de carrera, muchos de ellos verdaderos luchadores sociales, con raíces en la verdadera y ya histórica izquierda mexicana. El perredismo hidalguense da la impresión de estar cansado, harto, que se conforma con la comodidad de las candidaturas plurinominales y el rédito que generan.

Ni democrático, mucho menos incluyente, el comité estatal del “sol azteca” no dice ni hace mucho. A escala nacional el Frente Amplio Opositor, donde participan con Acción Nacional, parece más una acción orquestada para restarle a Morena que para enfrentar al PRI, pero una vez más, poco o nada argumentan al respecto.

Bajo esta óptica para la elección del 2018: ¿el PRD en Hidalgo figurará como un partido emergente?

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio