A impugnar

Juan José Herrera

Juan José HerreraHace exactamente una semana el asunto de la designación del fiscal especializado en corrupción en el Congreso local acaparó la atención de ciudadanía y medios, mientras se aprobaba también una reforma para establecer cuerpos de control interno en los denominados organismos autónomos del estado.

Donde más pegó esta decisión por supuesto fue en la UAEH, y concretamente en su Patronato, porque el sentimiento inmediato fue de violación a la sagrada autonomía que nadie tiene derecho a vulnerar al verse como negocio privado desde hace muchos años, más que como institución de todos los hidalguenses.

Lo que nadie ha dicho hasta ahora es que, en efecto, la reforma aprobada por 20 de los 30 diputados, resultaría un primer paso para atarle las manos a Gerardo Sosa, incluso sobre la decisión de nombrar rectores y directivos a modo para mantener el poder.

Al platicar sobre el tema con algunos legisladores locales que votaron en contra, como Simey Olvera del PRD, existen coincidencias en que dicha iniciativa tuvo “truco”, desde el día y hora para su presentación, hasta la explicación del dictamen correspondiente, pues no coincidió con lo presentado originalmente o al menos la interpretación de los legisladores no fue la misma.

Bajo el argumento de la estructura que sustenta al Sistema Estatal Anticorrupción hoy se tiene además el establecimiento de auténticos candados en organismos como la CDHEH, IEEH, TEEH, TSJEH, Itaih y la propia UAEH, sobre todo esta última, donde el manejo de recursos no ha sido del todo transparente como se ha planteado desde hace sexenios.

La insistencia es que dichas reformas tienen por objeto establecer órganos internos de control en organismos públicos descentralizados de la administración estatal, para garantizar precisamente la correcta aplicación de recursos ejercidos en cada año fiscal; sin embargo, hay quienes en definitiva observan más un trasfondo político que alcanzaría los niveles más altos.

Por lo pronto la UAEH prepara ya un recurso constitucional que no necesariamente tendría que pasar por el INAI y bien podría llegar directamente a la SCJN. No hay que olvidar que no sería la primera vez que al Congreso local le dan un revés de tal calibre.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap