Ajustes a la disciplina financiera

David Colmenares

David ColmenaresEl 26 de mayo de 2015 se aprueba la Ley de Disciplina Financiera, para regular y controlar el endeudamiento de las entidades federativas y de los municipios, pero fue publicada un año después en abril de 2016.

Su objetivo es ordenar con transparencia, mediante reglas específicas de disciplina financiera, la contratación de deuda.

Este año, elaborado por la UCEF, se publica el Sistema de Alertas, un paso adelante, pero perfectible, como lo referente a las obligaciones de corto plazo, donde estados como Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo.

Al tratar de etiquetar el destino de los ingresos propios excedentes se desincentiva la recaudación de ingresos propios, que de por sí es exigua en la mayoría de los estados y municipios.

Por ello en espera de una reforma integral a la normativa existente, que será hasta después de 2018, con la generación de nuevos consensos, es importante la reforma propuesta por diputados de diversos partidos, que se votará la próxima semana. Iniciativa que reforma varias disposiciones de la Ley de Disciplina Financiera.

Fundamentalmente se precisan diversos términos jurídicos y técnicos, para simplificar el uso eficiente y a tiempo de recursos propios de libre disposición para enfrentar con oportunidad la atención a la población afectada y los procesos de reconstrucción derivados de los desastres naturales, evitando tener que realizar análisis de costo beneficio, cuando el gasto de inversión se destine a enfrentar estos eventos que han afectado históricamente al sureste mexicano.

Un punto relevante es la prohibición de que las obligaciones de corto plazo puedan ser objeto de refinanciamiento o reestructura a plazos mayores a un año, lo cual efectivamente viola el principio constitucional de que la deuda a plazo mayor sólo puede destinarse a inversión productiva y la de corto plazo a cubrir insuficiencias de liquidez.

 

Twitter: @davidcparamo