Disciplina y lealtad

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNA Una de las reglas no escritas en política, y una de las características más arraigadas dentro del Revolucionario Institucional, es la disciplina partidista. Los priistas saben que las consecuencias de no acatar decisiones de la cúpula partidista en su momento significa tener contados los días al interior del partido y la segura inanición en la vida política nacional.

Algunos migran a otras corrientes políticas, ante la negativa de disciplinarse, otros han renunciado a la militancia al no ser favorecidos con una candidatura a gobernador, senador, diputado o presidente municipal.

Miguel Ángel Osorio Chong es un hombre de lealtades, disciplinado. Solidario con las decisiones de su partido, el PRI. Un hombre de palabra, por ello la preferencia de los priistas hacia él, la identificación y confiabilidad que sienten por su persona, lo colocaron en la punta de las encuestas.

Miguel Osorio representa fielmente la cultura del esfuerzo, a pesar de haber escalado la cumbre del poder, continua siendo un hombre sencillo.

Osorio Chong sabe entender más que nadie al PRI como fuerza viva, sabe como militante que es que no debe ni puede evitarse su constante transformación y adecuación a las necesidades demandantes de la nación. Entendió también como buen político que es, que entreverar generaciones aporta solidez y empuje. Esas son sólo algunas de sus fortalezas.

Hombre cercano al presidente, el secretario de Gobernación aseguró que “habrá lealtad al presidente Enrique Peña Nieto y lealtad al partido”, después de descartarse en la lucha por la candidatura presidencial del PRI. Osorio Chong es un hombre del, y para el partido, congruente pues.

En el otro extremo se ubica el diputado federal del PES, Alejandro González Murillo, que conduce los designios de ese instituto político y ordenó dar indicios a través de su dirigente nacional, Hugo Erick Flores, de una alianza con Morena de López Obrador. El chantaje al PRI y a su candidato José Antonio Meade Kuribreña no prosperará, y en Hidalgo la militancia priista le habrá de cobrar la factura. Bastaron sólo 48 horas, desde su pomposo informe, para que todo cambiara…

 

 Twitter: @David_Tenorio