Enfrentamiento verbal entre obreros y habitantes; caso

– Suspensión temporal de los trabajos, otra vez; acuerdo al que llegó la autoridad local y el comité ciudadano con el nuevo residente de obra

REVESTIMIENTO DEL RÍO TULA

Ángel Hernández

p21-DETENERContinúan en desacato las empresas contratadas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para ejecutar el revestimiento del Río Tula; este lunes, el comité en defensa del ecosistema del afluente en compañía del secretario municipal, Octavio Magaña Soto, y fuerza pública se presentaron en el tramo correspondiente a la colonia Jalpa para hacer válida la suspensión.

El encuentro con el personal de las inmobiliarias que laboran en el cuerpo de aguas fue ríspido ante los insultos que los obreros comenzaron a lanzar contra los ciudadanos defensores de la vida de miles de árboles con una vida de varios cientos de años.

Durante un primer contacto entre el comité y los jornaleros, se pidió respetuosamente a estos que pararan las labores, pero reviraron al destacar que necesitan el trabajo y que sus familias dependen de ellos, a lo que los activistas respondieron que si los trabajadores realmente son tulenses que deben de informarse bien de los alcances de las labores y ver que, con el revestimiento se aumentará el flujo de aguas negras.

Sin embargo, entonces, el personal de las empresas se tornó agresivo y exclamaron que “de suspenderse la obra la gente de Tula será condenada a vivir en la mierda” y que no iban a parar las labores porque ya era “muy tarde para ponerse al pedo”.

Pese al conato verbal, finalmente se determinó la suspensión temporal de los trabajos (por enésima vez), acuerdo al que llegó la autoridad local y el comité ciudadano con el nuevo residente de obra, Jesús Quirarte Soto, quien se comprometió a ya no efectuar ningún tipo de labor hasta que se subsanen todas las inconformidades.

El responsable del revestimiento aseguró que se presentaría en presidencia municipal para formalizar el acuerdo para evitar malentendidos.