Los antagonismos dentro del Morena

Carlos Camacho

 

Carlos CamachoEn Hidalgo el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha abierto sus puertas a todas las expresiones, a personajes con historiales políticos de dudosa fortaleza y credibilidad, a saltimbanquis de la política, con la idea de que todos tienen la certeza de que ese partido y su precandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, son la vía para cambiarle el rumbo al país.

Así, se han sumado políticos y funcionarios de gobiernos priistas, como el exdiputado y expresidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Julio Menchaca Salazar, o el exalcalde priista de San Felipe Orizatlán, Fortunato Rivera Castillo, entre muchos otros expriistas.

Detengámonos en el caso de dos profesores que por separado han luchado por mejorar la educación del país y de Hidalgo, uno desde la institucionalidad y otro desde la disidencia magisterial, ambos hoy tienen la tarea de sumar esfuerzos para concretar el proyecto de nación que nos propone el tabasqueño.

Armando Azpeitia se ha significado por su lucha magisterial cobijado por las siglas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y Moisés Jiménez Sánchez, lo ha hecho al amparo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que en Hidalgo controló por más de dos décadas, hasta que su sucesora, Mirna García López, fue encarcelada por el desvío de los recursos propiedad de los trabajadores de la educación y manejados impunemente por la cúpula sindical.

Va a ser interesante saber cómo dos personajes antagónicos en su visión de país y de su lucha por un tema toral como es la educación hacen coincidir sus ideas o bien ceden a los afanes de poder que son la razón de ser de todo partido político.

No son los únicos casos, vale aclararlo, en los otros partidos están igual o peor.

 

  carlos_camacho2006@yahoo.com.mx