El conocimiento del clítoris

Amira Corrales

Amira Corrales Cuando les pregunto a las estudiantes de secundaria que si saben dónde está su clítoris, ninguna contesta. Puede ser que no lo digan por pena, pero seguramente, en su mayoría, no saben dónde está localizado, o qué es y menos para qué sirve. De hecho, recuerdo, que jamás me hablaron de él y cuando supe fue por medio de amigas. Y es que si con trabajo les enseñamos que el nombre de su genital es vulva y no vagina –de acuerdo con la definición los genitales son órganos sexuales externos, por tanto no incluyen a la vagina, que viene siendo un órgano interno- menos han escuchado más allá, quizá, del nombre del clítoris. Me permito transcribir una parte de la entrevista hecha a Nina Brochman, coautora noruega de “El libro de la vagina”, editorial Grijalbo: “Nadie nos ha dicho que el clítoris, es un extenso órgano y no un botoncito y mucho menos que su construcción es muy similar a la del pene, con un glande o cabeza, cuerpo cavernoso y la posibilidad de tener erecciones. Cuando estamos excitadas el complejo del clítoris puede hincharse hasta doblar su tamaño. La anatomía de éste órgano se conoce desde 1800 pero no se ha incluido en los libros de texto. Puesto que no tiene ninguna función reproductiva, sólo sexual, puede que históricamente se haya visto como una amenaza que había que esconder. Podemos imaginar lo escandaloso que sería saber que las mujeres también tienen erecciones y un órgano dedicado exclusivamente al placer, sobre todo desde un punto de vista religioso”.

La estimulación del clítoris también sigue siendo un gran misterio para las mujeres, y algunos hombres, habrá que decirlo -aunque en cuanto a anatomía femenina, ellos saben muchas cosas más de nuestro cuerpo que nosotras mismas, lo anterior derivado del arrebato cultural y educativo del cuerpo de la mujer de ella misma, como forma de control-, pero no hay que perder de vista que el clítoris llega hasta la parte frontal de la vagina, en el primer tercio de ésta, así que además del estímulo externo también es necesario el interno.