Renuncia

Andrés Torres Aguirre

La noticia sobre la renuncia del diputado Canek Vázquez Góngora al Partido Revolucionario Institucional (PRI), cayó como balde de agua helada al priismo hidalguense. 

Simple y llanamente caló hondo entre el ya de por sí maltrecho priismo, confirmar que un personaje clave en el andamiaje “tricolor” dijera adiós a pocos días de empezar las campañas electorales y una lucha encarnizada por la Presidencia de la República.

La cúpula partidista minimizo el hecho. La verdad es que el diputado local Canek Vázquez Góngora representa mucho más para su partido que un simple militante; su cercanía al sonorense Manlio Fabio Beltrones y más de 25 años de filiación lo ubicaron siempre en tareas de élite como en la campaña del ahora presidente Enrique Peña donde fue dirigente nacional de los jóvenes priistas.

Canek ya fue diputado federal priista por la vía plurinominal y siempre, pese a su juventud estuvo jugando en las “grandes ligas del partido y de la política nacional”; por ejemplo, manejó la campaña ganadora de Claudia Pavlovich en Sonora, recuperando esta entidad para el “tricolor”.

En Michoacán con Fausto Vallejo y en Hidalgo con Francisco Olvera, Vázquez Góngora fue el encargado de toda la estrategia del PRI en los tribunales federales electorales, ambas campañas fueron impugnadas y estuvieron a punto de ser anulados los resultados. Canek organizó y dirigió las reuniones que se realizaron en la Ciudad de México donde acudían  los ahora exgobernadores hidalguenses, Jesús Murillo y Francisco Olvera para establecer la defensa del resultado electoral en aquel 2011.

Durante una década, Vázquez Góngora fue el encargado del Revolucionario Institucional para solucionar los conflictos post electorales en diferentes entidades, varios gobernadores le deben sus triunfos a la operación establecida por Canek.

Regresó a Hidalgo donde en una negociación con el exmandatario Francisco Olvera se esperaba que coordinará la LXIII Legislatura local; sin embargo, no hubo conciliación pero a cambio se le entregó la presidencia de la Comisión de Hacienda y la promesa, tácita, de que sería candidato a diputado federal por el Distrito de Tepeapulco donde están sus raíces familiares. Nuevamente, no se cumplieron los compromisos.

Decir que se va uno pero vienen muchos más, como los priistas refieren el hecho de la renuncia de Canek es, francamente un disparate. Se va un activo del “tricolor” que no sólo cuenta con simpatías entre la militancia sino con un trabajo eficaz, probado en campaña. Se va una pieza importante de un esquema de por sí frágil.

Las alianzas del PRI con Nueva Alianza (Panal), Verde Ecologista (PVEM) y con el Partido Encuentro Social (PES), las cuotas de género, a jóvenes al sector indígena, así como los, todavía, incomprensibles acuerdos entre las corrientes internas del PRI en Hidalgo para construir sus listados de candidatos, dieron como resultado que un militante como Vázquez Góngora dijera adiós, creo que es así de claro.

Es muy probable que en unas horas más vendrá la noticia de que Canek Vázquez cuenta con una candidatura plurinominal que lo lleve al Congreso federal por Morena o por otro partido diferente al PRI. Simplemente se cansó de esperar.

 

Twitter: @bamtorre

                 @vocales_radio