Se va del PRI, pero no deja la UAEH  

Carlos Camacho

 

Carlos CamachoCorre una  versión respecto de un encuentro entre el gobernador Omar Fayad Meneses y el exgobernador Miguel Ángel Osorio Chong, con el presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Gerardo Sosa Castelán, para hablar sobre temas políticos, que habrían derivado en la determinación del exrector para anunciar que no buscará postularse a cargo político alguno en ningún partido, de los que, se presume, le abrirían la puerta para postularlo candidato a senador de la República.

En ese encuentro, nada amable, cuentan, se habría hablado de la necesidad de mantener en calma la máxima casa de estudios, pero de cancelar cualquier pretensión política del originario de Acaxochitlán, quien en una conferencia de prensa reconoció mantener “secuestrada” la universidad, desde hace más de 30 años, pero para hacerla crecer.

La huelga iniciada el domingo pasado por los más de 5 mil trabajadores, entre académicos y empleados administrativos, en demanda de aumento salarial y mejoras en sus prestaciones ha movido a la especulación, para saber si el movimiento es auténtico, o es una estratagema de Sosa Castelán para presionar al gobierno para que apoye económicamente en el cumplimiento de las demandas de los trabajadores de la UAEH.

Sin dar golpes contundentes, el cuasi dueño de la UAEH, va perdiendo su poderío, aunque si bien ya decidió deslindarse del partido que le permitió ser diputado local y diputado federal, y hasta su presidente, no está dispuesto a dejar su coto de poder.

Los días por venir permitirán avizorar si en realidad se va acabando el cacicazgo que por más de tres décadas ha ejercido Gerardo Sosa o se fortalece su poderío y pretenda generar inquietud en la entidad, promoviendo marchas y manifestaciones de protesta contra el gobierno, al que ahora pretende responsabilizar del paro laboral.

 

  carlos_camacho2006@yahoo.com.mx