Un arte

Juan José Herrera

Juan José HerreraApostar por el anhelo del exgobernador poblano, Rafael Moreno Valle, de llegar a la Presidencia de la República bajo las siglas del PAN, significó para Asael Hernández, dirigente estatal “blanquiazul” una ruptura interna en el comité estatal.

Pero también dividendos con los cuales gestionó una “salida digna” del organismo que durante años ha sido presa de enconos entre panistas de cepa y despreocupados arribistas.

Tan le funcionó ejercer presión al exalcalde de Tezontepec de Aldama que ya es un hecho su llegada al Congreso local, donde puede anticiparse desde ahora un trabajo igual de gris y sin resultados, como el simulado desde su propia dirigencia.

Igual que muchos otros que aprovechan esos entuertos políticos permitidos por la famosa vía plurinominal, Hernández Cerón arribará a la próxima Legislatura sin que nadie, ni un solo hidalguense, le haya otorgado su voto.

No obstante, también se abre otra nueva oportunidad para que el organismo político, donde algún tiempo convivieron perfiles de auténtico linaje derechista y sangreazulino, recupere la confianza ciudadana e incluso siente bases para la obtención de espacios a través de reales propuestas que beneficien a la población, allende a las demagogias insulsas que sólo fastidian más que convencer.

La inminente caída de la “casa albiazul”, al menos en Hidalgo, aprovecha también el efecto Anaya, ante la carencia más evidente que presenta: buenos perfiles con aceptación social y sobre todo que dejen el dobleteo ante solicitudes priistas para dar paso a una auténtica oposición.

El próximo proceso electoral, que el primer domingo de julio permitirá la renovación de senadurías, diputaciones federales y locales al estado, se antoja desde ahora parco en materia de triunfos y sufragios para los panistas, porque aquellos que lejos de unificar apostaron por la fractura de su propio partido, hoy de plano dejan la responsabilidad de la victoria o la derrota en otras manos, demostrando así sus habilidades para hacer del oportunismo todo un arte.

 

EL CONJURO. “Cabe aclarar que el destino de los recursos propios, que también son públicos, se debe conocer conforme a los principios de transparencia y rendición de cuentas”… frase pronunciada por el secretario de Gobierno, Simón Vargas, que (como si se tratase de una especie de exorcismo) destrabó -curiosamente- la huelga de la UAEH.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap