Apegados al libro

Andrés Torres Aguirre

Hace pocos días fueron convocados a la Ciudad de México todos los dirigentes estatales del PRI, así como representantes de los gobiernos en cuyos estados gobierna ese partido.

Como parte de la nueva estrategia de campaña del candidato presidencial, José Antonio Meade, los “tricolores” establecieron medidas urgentes para darle impulso a su proyecto y para tal fin echarán mano de fórmulas conocidas pero de probada eficacia.

Con René Juárez como su nuevo presidente, los dirigentes priistas de todo el país fueron requeridos para dejar claros varios puntos, principalmente trabajar en el tema de la unidad porque, al igual que en Hidalgo, hay corrientes internas que no se suman al trabajo electoral, simulan o claramente trabajan en contra de los intereses de su partido.

La dirigencia nacional “tricolor” presentó a cada uno de los líderes de las 32 entidades los resultados de las últimas elecciones y exigió superar los niveles de votación para cada caso.

Según algunos de los asistentes a tal reunión, para evitar simulaciones y excusas, será responsabilidad de los gobiernos estatales asignar tutores distritales para que sean ellos los responsables del resultado electoral y por tanto se les obligue a hacer cualquier cosa a su alcance para reportarle votos a los abanderados priistas.

En nuestro estado esta medida ya se puso en práctica en el pasado, cuando a los secretarios que integraban el gabinete se les responsabilizaba de un distrito para hacer trabajo político a favor del PRI. No descarten que aquellos listados de “promovidos” que se entregaban a burócratas para empujar el voto, reaparezcan en el escenario electoral.

Aunado a estas medidas, la estructura “tricolor” enfocará en “el trabajo de piso”, una gran cantidades de recursos, algo que durante la visita que el dirigente nacional “tricolor”, René Juárez, hizo a Pachuca fue evidente en su discurso; la maquinaria electoral volverá a salir a la calle.

En materia de información, el único argumento válido para el priismo será que su candidato gana terreno y ya va en segundo lugar si de sondeos de opinión se habla. Los candidatos y promotores más versados en el discurso invitarán al electorado a “razonar su voto”. En general, una ofensiva en todos los frentes de la batalla electoral.

Como todas las estrategias, y más si tienen un corte militar, hablando de la guerra electoral, existen planes alternativos que podrían irse desarrollando según los resultados del proyecto principal. Habrá que esperar unas semanas para conocer si este plan funciona.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio