Mineral de la Reforma, incendio político

Alberto Witvrun

Al neopanista Raúl Camacho Baños le empieza a salir cara su obsesión de ser presidente municipal de Mineral de la Reforma, porque en el lapso de apenas 15 meses ha pasado de una crisis a otra con reveses políticos que lo han disminuido al grado de que empieza a ser calificado el peor alcalde, más que su antecesor, Filiberto Hernández Monzalvo, sometido a proceso penal por desvío de recursos, lo que ni siquiera es un logro suyo sino de la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH).

Primero chocó con los comerciantes semifijos, después de una denuncia laboral pasó a una penal por falsificación de firmas, no salía de ello cuando su padre, el doctor Raúl Camacho Pagola, fue detenido y acusado de fraude a unos familiares y su madre, la exdiputada y expresidenta municipal, Guadalupe Baños, quien tuvo que ampararse para no sufrir la misma suerte.

Pasado el trago amargo empezó a cuestionarse la operación de la fundación que lleva como su brazo político, en tanto mantenía un enfrentamiento con el presidente de Acción Nacional (PAN), Asael Hernández Cerón, que buscaba el mayor número de candidaturas para su pandilla, finalmente logró que Ivonne Gómez Baños, su síndica procuradora fuera postulada candidata a diputada local, pero por no solicitar licencia a tiempo el Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado de Hidalgo (TEPJEH) le retiró la candidatura.

Si eso no fuera suficiente, ahora mantienen un conflicto legal con la empresa Valorsum, que venía compactando la basura, luego la clausura del tiradero municipal al aire libre y su posterior incendio, que no sólo contamina a 16 colonias mineralenses y otras de Pachuca y Epazoyucan, también lo hace con la atmósfera política, que Camacho Baños trata de llevar al terreno legal para evadir responsabilidades.

Tras deslindar a su administración del siniestro que por la forma en que se desarrolló según expertos fue iniciado intencionalmente, acusó a la empresa, que ni tarda ni perezosa emitió un comunicado donde dejó mal parado al alcalde y a su administración, llamándole diplomáticamente mentiroso, así que el basurero municipal amenaza en convertirse en la hoguera política de Raúl Camacho.

 

  Twitter: @Tlacuacherias