RAÚL CAMACHO

A la de por sí ya larga lista de asuntos pendientes y demás broncas en Mineral de la Reforma, al alcalde “le llovió” este martes porque el conflicto con los trabajadores sindicalizados llegó a la huelga. “Mientras sean peras o manzanas” queda claro que la capacidad para establecer acuerdos no es precisamente una habilidad que se le dé bien a Camacho Baños.