El derecho a la vida

Amira Corrales


Resulta interesante ver cómo muchas personas se rasgan las vestiduras por lo que llaman “el derecho a la vida”, y generan campañas de odio e intolerancia hacia quienes no tienen los mismos conceptos. La protección de la vida, ha sido, desde tiempos inmemoriales, una de las principales preocupaciones de la humanidad. No es hasta que la Filosofía comienza a discutir ¿cuándo es el inicio de la vida? ¿La fecundación, la concepción, la implantación, el desarrollo del sistema nervioso central, el nacimiento, el establecimiento de la conciencia del mismo ser, el bautizo, el reconocimiento de persona por el Estado? Debido a las diferentes concepciones, se han creado teorías del Derecho, desde las tradicionalistas, aquellas influenciadas por creencias de índole religioso, a pesar de la separación iglesia-estado, hasta las liberales, influenciadas por el nuevo pensamiento democrático de la igualdad. ¿En qué consisten estas creencias? Básicamente la ideología religiosa –ya sea católica, cristiana o judía, principales creencias de nuestro pueblo- coloca el inicio de la vida desde el momento de la concepción (fecundación), ya que consideran, es el momento en que se adquiere el alma; mientras que la ideología liberal, principalmente la actual, considera que el momento del inicio de la vida es cuando el ser no nato completa su sistema nervioso central –médula espinal y cerebro-, que es hasta las 12 semanas de gestación. De forma explicativa, hasta ahí, la mirada está puesta en el “nuevo ser”, en la esperanza de la persona que se encuentra gestando, pasando de lado, la real, sustantiva y verdadera persona que lo lleva en su vientre y sin la cual, no tendría ese vínculo con la vida: la mujer. El problema de las diversas teorías acerca del inicio de la vida es que ignoran a una persona que ya está totalmente concebida, fecundada, implantada, bautizada, reconocida por el Estado, respirando y viviendo y pateando. La misma vida no podría iniciar sin esa incubadora, por eso invito a la reflexión: las mujeres no somos sólo las paridoras de la especie, por eso creemos que la discusión es a favor de la vida: la vida que ya existe.

 

Twitter: @AmiraCorrales