Evidente castigo para profes desobedientes

-Les cambiaron su adscripción sin solicitar trámite; adujeron posible venganza al negar votos al Panal

SECCIÓN XV

Adalid Vera

Sin consentimiento una funcionaria de la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) aprobó cambios de adscripción de plazas, cuyos propietarios ni siquiera realizaron el trámite correspondiente.

Por ejemplo, hay trabajadores que laboran en Apan y su nueva adscripción es de Zacualtipán, de Pachuca enviaron a otros a Huejutla, o de Tizayuca a Atotonilco El Grande.

María de Rosalinda Trejo Sánchez, titular de la Secretaría del Trabajo y Conflictos de Niveles Especiales de la Sección XV del SNTE, realizó cambios de adscripción sin que titulares realizaran solicitud, situación que generó molestias.

Al parecer esta acción fue a modo de castigo para profesores que no apoyaron al Partido Nueva Alianza (Panal) de manera activa durante las elecciones del 1 de julio.

Algunos docentes que se resistieron a votar por candidatos aliancistas y que tampoco promovieron el voto, fueron notificados de que su centro de trabajo fue cambiado. Sin embargo, afirmaron no realizar ningún trámite.

De manera extraoficial se conoció que Trejo Sánchez, previo a las elecciones, solicitó el apoyo del magisterio para sumarle votos a candidatos de la cúpula “turquesa” y algunos accedieron y otros no. Se sospecha que los nuevos centros de trabajo sean alejados de sus domicilios con intención de hacerlos emplear más tiempo y dinero en traslados.

Todavía desconocen la fecha exacta de cuándo serán efectivas las nuevas adscripciones, pero previeron que sean a partir de agosto.

Aunque el dirigente estatal del sindicato, Luis Enrique Morales Acosta, negó coacción del voto, algunos docentes expusieron que debían promover el voto entre 20 familiares o conocidos, con el propósito de sumar adeptos.

Docentes sospechan que este “castigo” se debió a bajos resultados que obtuvo el Panal en Hidalgo y que lo dejó en riesgo de perder su registro.