Nadie se muere en la víspera

Andrés Torres Aguirre

Las nuevas circunstancias políticas en Hidalgo tienen sus primeros efectos.

La recomposición que trajo consigo el resultado de las elecciones del 1 de julio pasado generó que muchos ansiosos, sobre todo los que se sienten triunfadores de un proyecto que no apoyaron sino hasta unas semanas antes de ganar, anunciaran y amenazaran con cambios de fondo al modelo de gobierno estatal.

Si bien es cierto que todo proyecto es perfectible, estos ansiosos olvidaron que precipitarse ha sido la característica fatal del grupo al que ahora orgullosamente dicen pertenecer.

En el servicio público, en la política, un don por cierto muy escaso, es saber identificar los tiempos; actuar con precisión, ni un instante antes o después porque en ello radica el éxito de la operación. Y si algo demostró ya la actual administración de Hidalgo, es saber darle a todas sus acciones el momento adecuado.

La reciente renuncia del procurador de Justicia y otros movimientos que vendrán en el organigrama del gobierno estatal son una señal de que inició una nueva partida en el ajedrez político del estado.

Publicaciones, filtraciones, columnas, comentarios ya cruzan ediciones locales y nacionales; cada grupo busca posicionar su verdad desacreditando a quienes ven como sus enemigos. Los violentos van por la vieja práctica de tiempos pasados, que por cierto contradice los discursos de modernidad y sapiencia; tarea que llena sus bocas pero no sus cerebros. Quieren intimidar con el único método que conocen: la amenaza, el miedo que genere silencio.

Son nuevos tiempos en los quehaceres políticos locales, deberemos esperar a que sucedan los cosas y que poco a poco surja una convivencia pacífica entre sus diferentes actores.

Otro asunto que debe quedar en claro para esta nueva convivencia es que no solamente hay dos grupos políticos en el estado, habrá nuevos, seguramente partidos como el de Acción Nacional y el de la Revolución Democrática se reagruparán, ni qué decir de la nueva circunstancia del magisterio hidalguense, que apunta hacia un resurgimiento.

Aún falta que sucedan muchas cosas como para dejarse llevar por apasionamientos; los ansiosos en política sólo denotan estrechez de entendederas.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio