Revive el pleito Moisés Jiménez-Sinuhé Ramírez

Carlos Camacho

El “tsunami” que sacudió electoralmente al país, el pasado primero de julio, dio también un golpe de mortal necesidad al Partido Nueva Alianza (Panal) que no alcanzó el 3 por ciento de la votación total que se requiere para mantener su registro como partido político y, de paso, dejó sin posibilidad de llegar a la Cámara de Diputados al candidato por la doble vía, Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo.

Pero más allá de la debacle electoral, este efecto reavivó un viejo pleito entre quienes durante dos décadas mantuvieron el control de parte del magisterio hidalguense, a través de la Sección XV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Moisés Jiménez Sánchez y Mirna García López, quienes acusan a Sinuhé Ramírez de haberlos traicionado, cuando “le heredaron” la dirigencia del magisterio estatal y haber iniciado una persecución en su contra, que llevó a García López a la cárcel.

Primero, a través de las redes sociales, se inició una acometida contra el candidato a diputado federal por el Distrito de Tepeapulco a quien lanzaron serias acusaciones para hacer caer su campaña electoral.

Ahora, a la luz de los resultados electorales, Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo, no podrá llegar al Palacio de San Lázaro, a pesar de haberse asegurado hipotéticamente un espacio al colocarse en el número uno de la lista de candidatos plurinominales.

Moisés Jiménez, que no ha quitado el dedo del renglón en su lucha por recuperar el poder en el SNTE, se alió a Morena y negoció para su compañera de aventuras políticas un espacio en la lista plurinominal del PT.

Además ya tiene un asiento en el Instituto Estatal Electoral (IEE), con su partido de reciente creación “Podemos”.

Pareciera que el panorama halagüeño que se pintaba para Sinuhé Ramírez comenzó a oscurecerse al perder el Panal su registro y con ello va camino a la desaparición.

 

  carlos_camacho2006@yahoo.com.mx