Comisión

Juan José Herrera

Entre hoy y el lunes recibirá el Congreso local de forma oficial las carpetas curriculares y propuestas de quienes aspiran a ocupar la titularidad de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH).

Un organismo que durante años ha permanecido como malhadado, al carecer de verdadera importancia en la encomienda de hacer valer lo que se supondría debe hacer valer.

Ejemplo más que claro es ver la salida del actual ombudsman, uno de los más grises por cierto que han pisado dicha oficina, José Alfredo Sepúlveda, que por si fuera poco dejará un pendiente de alrededor de mil casos sin solventar, quien de igual forma, dicen quienes saben, llegó bajo las vías del amiguismo, el favoritismo o el compadrazgo y no porque cumpliera con los requerimientos básicos que implica responsabilidad tan importante.

Bajo este marco son diversos personajes, unos conocidos otros no tanto, que respiran y aspiran al cargo, varios con conocimientos del tema, algunos aprovechando coyunturas y cuestiones mediáticas, pero todos marcados por el estigma de cambiar para bien un rubro que no ofrece resultados y que, históricamente, también ha sido utilizado como mero trampolín político.

Lo cierto es que entre los nombres que se barajan hay uno que llama la atención pero que se ha mantenido de muy bajo perfil, incluso “guardado” pero que bien podría acudir en este lapso a presentar sus documentos: Alejandro Habib.

El exjurídico de gobierno estatal, quien cuenta con amplias credenciales en la procuración de Justicia, así como en la dirección del Tribunal Estatal Electoral en su momento, podría representar ese rostro conciliador entre los grupos de la sociedad civil y la parte gubernamental que tanta falta hace, ante la pugna de las últimas horas por una figura con habilidad y firmeza para desempeñar el nada fácil trabajo.

Al cumplir con todos los requisitos solicitados por la respectiva convocatoria emitida desde la Legislatura, el también notario Habib Nicolás tendría prácticamente la puerta abierta para convertirse en defensor formal de derechos humanos los próximos cinco años en la entidad.

Falta ver por quién se decide la comisión responsable del tema al interior de un Congreso local que va de salida y que debe, por ende, definir con su voto final al hombre o mujer más idóneo para el cargo.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap