Concreta autoridad estatal desalojo; tras advertencias

-Salieron trabajadores de la Delegación de SEP, con arribo de oficiales

-Remarcó jurídico de SEPH que se hizo caso omiso de los avisos legales

CON FUERZA PÚBLICA

Adalid Vera

A primera hora de ayer las oficinas de la Delegación en Hidalgo de la Secretaría de Educación Pública federal (SEP) se abrieron para recibir al personal que ahí labora, a la espera de un día normal de actividades; lejos estuvo de eso, ya que fueron desalojados por la fuerza pública.

En un día común se oye el ring-ring de los teléfonos, el tip-tap de los teclados del equipo de cómputo, pasos que suben y/o bajan escaleras, tacones acelerados cuyos dueños se disponen a realizar sus labores, pero ayer todo eso cambió porque cerca de las nueve de la mañana llegaron elementos de la policía estatal para desalojar el edificio ubicado a espaldas del Hospital del Niño DIF, en una nublada ciudad de Pachuca.

Asombrados, mujeres y hombres que hasta ayer laboraban en dicho espacio tuvieron que salir y dejar que los uniformados hicieran también su trabajo.

La gris reja, que funciona como acceso principal del edificio, fungió además como testigo mudo, al ser resguardada por la policía, que únicamente abrió o cerró para dar salida al personal y para permitir el movimiento de vehículos que transportaron el equipamiento y mobiliario a una bodega.

Medios de comunicación, agrupados en las inmediaciones del inmueble para corroborar lo sucedido, escucharon a Daniel Fragoso Torres, delegado en Hidalgo de la SEP, a quien cuestionaron sobre la situación.

El funcionario federal explicó que se dirigía a una reunión, cuando sus compañeros le informaron que varias patrullas llegaron al lugar para sacar todo y a todos, así que de inmediato se dirigió hacia el kilómetro 82 de la carretera México-Pachuca, colonia Venta Prieta, donde se localiza la oficina que aún mantiene el logotipo de la federación, como única prueba tangible de lo que fue.

 

OFICIALÍA. Hace un mes la SEPH envió a esta delegación un escrito solicitando el desalojo, pues reclamó ser propietaria del inmueble. Sin embargo, Fragoso aseveró que el edificio pertenece al gobierno federal y así está acreditado ante el Registro Público de la Propiedad del Estado de Hidalgo.

Incluso sostuvo que a dos meses de haber ocupado el cargo no se ha reunido todavía con Atilano Rodríguez, titular de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), ni con el gobernador Omar Fayad para tratar asuntos relacionados con la educación en la entidad.

Al lugar llegó también Carlos Emigdio Arozqueta Solís, coordinador jurídico de la SEPH, quien informó a la prensa que esta acción no fue espontánea, como trató de “venderse”, sino que tiene ya tres meses en trámite.

Debido a que la SEPH busca optimizar recursos y espacios, solicitó a la Delegación de SEP entregar el edificio, pues es propiedad del gobierno de Hidalgo.

La Delegación de la SEP sólo albergaba a 19 empleados, mientras que la SEPH cuenta con áreas estrechas que dan atención al público. La idea es traspasar esas áreas que hoy están saturadas a este espacio que dejó libre la Delegación.

Tuvieron 10 días los empleados de la Delegación, confirmó el abogado, para salirse del edificio, ya que no lo hicieron se utilizó a la fuerza pública para aplicar el desalojo, bajo el expediente SEPH 1-101*S5.3/304/2018, a pesar de que Fragoso reiteró que el edificio es propiedad del gobierno federal y lo avala el Registro Federal Inmobiliario con número 13-12308-8.