Disminuye mano de obra en los diferentes talleres

– Subalternos paulatinamente dejan las fuentes de trabajo lícitas y optan por colaborar en robo de combustible

POR HUACHICOLEO

Ángel Pacheco

Empresarios del ramo textil en la zona de Cuautepec coincidieron en que el robo de combustible y el reclutamiento de personas para tal actividad disminuye la mano de obra en los diferentes talleres del municipio.

Los propietarios de talleres y maquiladoras, así como personas dedicadas a otros oficios reconocieron que pese a contar con fuentes de empleo medianamente remuneradas, los trabajadores poco a poco han abandonado las fuentes de trabajo lícitas.

Uno de esos empresarios textiles accedió a conversar con La Crónica de Hoy en Hidalgo, pidió mantener su identidad en el anonimato por cuestiones de seguridad. Con 51 años de edad y 18 de estos dedicados al ramo textil, señaló que estos mismos años coincidieron con el incremento del robo de combustible, hasta la fecha y eso mermó la cantidad de mano de obra disponible.

“Los mejores años para producir y vender telas de diferentes tipos fueron entre 2005 y 2015, actualmente ha bajado mucho la industria textil, tanto en ventas como en el comercio en general”, detalló el empresario.

Refirió que en la demarcación los talleres ofrecen empleo de manera permanente a lo largo del año; sin embargo, el trabajo incrementa durante el último trimestre donde demandan mayor número de trabajadores.

“La temporada baja es de febrero a junio, donde tan solo en mi taller empleamos a 70 personas, además de 30 maquileros que nos apoyan por fuera, y claro en la temporada más alta, de septiembre a enero, los trabajos incrementan en un 50 por ciento (%)”, explicó.

Subrayó que en muchos casos el contar con mano de obra calificada significa para los empresarios erogar cantidades importantes de dinero para capacitación, inversión que se pierde si el elemento se va de algún taller.

“En mi caso me tocó, en los casos más fuertes haber capacitado en su momento a cinco trabajadores en el manejo especial de cierto tipo de máquinas, y éstas no son en el país, algunas fueron en Estados Unidos, otras en Italia, y en promedio cada preparación cuesta 100 mil pesos”.

Sin embargo, lamentó que a pesar de estar bien remunerados, deciden abandonar el trabajo para unirse a las filas del robo de combustible, donde el dinero se ofrece a los que ingresan con mayor facilidad.

 

Esfuerzos no son suficientes, lamentan empresarios

 

Reconoció la labor de las autoridades para combatir el robo de combustible, al tiempo que dijo ese tema también incide en la seguridad, pues los trabajadores no pueden desplazarse con seguridad después de cierta hora.

“Contamos con maquileros en Texcaltepec, Almoloya, Santa Rita y El Tepeyac donde después de las 7 de la noche ya no pueden entrar porque hemos encontrado a grupos de personas que nos amedrentan al no ser del lugar”, lamentó el empresario.

Solicitó a las autoridades mejorar la seguridad pues a pesar de los operativos, el robo ha incrementado en la percepción de la población.

Por su parte el trabajador maquilero José Martínez de 36 años de edad, coincidió en la necesidad de mejorar la seguridad municipal, pues cada vez es más notoria la presencia de grupos dedicados al robo de combustible donde los reclutados son cada vez más jóvenes.

“Yo tenía tres ayudantes a quienes les pagaba 250 pesos diarios, pero los tres se fueron y hoy sé que dedican su tiempo en actividades que apoyan el robo de gasolina en el huachicoleo, pues la paga promedio ahí es de mil pesos cada día”, comentó con indignación.