El fondo del conflicto

Alberto Witvrun

 La concentración de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para justificar la solicitud de juicio político al gobernador, Omar Fayad, no tiene su origen en la tan llevada y traída represión que sufrió un grupo de sus militantes y una de sus legisladoras electas, que no todos ni en la reforma que hace rotativa la coordinación de la Junta de Gobierno del Poder Legislativo.

El fondo de todo es que la bancada morenista en la 64 Legislatura local simplemente no podrá hacer reformas a su gusto porque ahora se requerirá las dos terceras partes de la diputación, compuesta por 30 legisladores, para hacer leyes que puedan meter candados o incluso poner contra la pared al Ejecutivo.

Es decir, que se requerirá del voto de 20 diputados para reformar la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Hidalgo y alguna ley relevante y Morena sólo contará con 17 votos, los otros 13 serán, se estima, que cinco del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tres o cuatro de Acción Nacional (PAN) y los otros se repartirán entre el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano.

Y en la lógica política ni el PT atenderá los intereses de la mayoría morenista debido a las confrontaciones que tuvieron antes y después del proceso electoral, tampoco MC se aliará debido a la traición que sufrieron del grupo universitario y el PRD, menos porque fue desarticulado por el partido que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador.

Y si el PRI y el gobierno operan adecuadamente formarán un bloque opositor al interior de la 64 Legislatura y aún con su mayoría relativa la fracción parlamentaria de Morena no podrá aprobar leyes que acoten al Ejecutivo, por ello el argumento de la represión es sólo un pretexto, el fondo es esa reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo que ata a la mayoría morenista de la 64 Legislatura.

 

  Twitter: @Tlacuacherias