A rodar

Amira Corrales

 Vivimos una época en la que hemos agotado los recursos naturales del planeta, por sobre población, inconciencia, ignorancia, pobreza y principalmente, negligencia. Muchas personas a nivel mundial, están volteando a ver nuevas formas de producir energía y usar transporte ecológico. Sin embargo, desde el siglo XVIII, contamos con un transporte, que además de ser altamente sustentable, nos pone en movimiento y es muy divertido: la bicicleta. Este medio que fue desplazado por el automóvil, vuelve a la escena, como una alternativa muy eficiente para remediar los grandes males que nos acechan a los que vivimos en la urbanidad: la contaminación por emisión de la quema de combustible y la obesidad, gran enfermedad de nuestras sociedades contemporáneas. Por eso me es muy extraño, que nuestras autoridades hayan olvidado sus beneficios y no construyan la debida infraestructura, que además es más económica que invertir en caminos para automóviles. Me resulta inaceptable que la sociedad no se organice más en la exigencia de infraestructura para la bicicleta, en la cultura de respeto a la persona que camina y que rueda, en la difusión de este buen hábito. Me parece pernicioso que quienes están encargados de la salud no fomenten el uso de este transporte de dos ruedas, que además de barato es muy beneficioso para la salud y el medio ambiente. Es hora de que las mujeres nos manifestemos: ¿sabían ustedes que montar en bicicleta se consideraba subversivo? Se decía, a finales del siglo XIX, tanto en Inglaterra como en EEUU, que “una mujer en bicicleta se despojaba irremediablemente de su propio sexo” y que “se las miraba y señalaba”. Hoy en día, rodar se puede considerar como una faceta de libertad divertida para todo público, no así en estos tiempos conservadores. No era raro que a las mujeres se las acosara o insultara por los caminos; frecuentemente se encontraban letreros en los clubes y locales ciclistas que decían: “No se permiten perros ni mujeres”. Por eso es bueno conocer nuestra historia, porque lo que actualmente gozamos, no fue automático. ¡Vamos a rodar, exigiendo respeto, cuidado del medio ambiente y de nuestra salud!

 

Twitter: @AmiraCorrales