Plagas y hasta afectaciones a salud; denuncia contra PTAR

-Señalaron habitantes que operación de planta atrajo diversos males locales

-Persisten los enjambres de moscas, que incluso ya dejaron consecuencias

ATOTONILCO DE TULA

Ángel Hernández

Desesperados se dijeron vecinos de la comunidad de San Antonio, en Atotonilco de Tula, localidad que colinda con la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), al referir que desde que comenzaron a llegar las aguas residuales padecen de graves afectaciones a la salud, consecuencia de la presencia de moscas.

Exigieron a gobiernos federal, estatal, así como a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) una solución a esta problemática, pues ya no pueden seguir así.

Los pobladores se reunieron para exponer las afectaciones a la salud que padecen a causa de lodos que la PTAR extiende en enormes superficies al interior de sus instalaciones.

Mencionaron que el calor y lluvia agravan la peste que incluso al llegar a las casas de los afectados irrita la garganta, quedando una sensación desagradable por varias horas en la boca.
Una de las afectadas, Remedios Ángeles, explicó que la pestilencia provoca presencia de enjambres de moscas que pican a la población, porque incluso con la “fumigación” que hace el personal de la PTAR, aparecen más insectos.

Expuso que debido a ello estar fuera de sus hogares es insoportable y prefieren tolerar el calor adentro (donde no cuentan con aire acondicionado) a soportar las moscas. Añadió que los animales de traspatio sufren demasiado por este mismo motivo.

En recorrido por el lugar se dio cuenta cómo los animales tienen heridas abiertas que nunca sanan a pesar de que les ponen remedios caseros o medicamentos.

Lidia Calixto denunció que a uno de sus nietos lo llevaron al médico, producto de dolores que tenía en la espalda y el médico le retiró una larva de mosca.