Dirigencia

Juan José Herrera

 Con el paso del tiempo el ala “conservadora” del Partido Acción Nacional (PAN) en Hidalgo perdió fuerza y fue relegada por nuevos órdenes, cuyos ideales incluso colocaron al organismo político en un acomodaticio centro que bien puede inclinarse hacia donde convenga.

Hoy ya no se sabe nada; por ejemplo, de aquel panismo de ultraderecha, promotor de la vida y de posturas eclesiásticas derivadas de un recalcitrante pensamiento al que alguna vez sus integrantes atendieron en masa.

Por el contrario, hoy se habla de un organismo quebrado no sólo en sus finanzas sino en el gusto de los sectores populares donde alguna vez tuvo cabida, sobre todo en la clase media alta, que por cierto también tiende con mayor prontitud a desaparecer.

En este tenor atestiguamos la antesala de un pleito mayor por las ruinas, luego de que dos figuras “importantes” del panismo insistirán en apoderarse de lo que quede en Hidalgo del ente “blanquiazul”.

Por un lado, las huestes de Asael Hernández motivan dicha búsqueda en la que el exdelegado y exsecretario, Cornelio García, intenta motivar la reunificación de grupos que incluso, en su momento, consiguieron triunfos trascendentales como las alcaldías de Pachuca o Mineral de la Reforma pero que con el paso del tiempo también fueron reducidos por sus propias incapacidades para gobernar y ponerse de acuerdo.

Por otro, según los enterados, la mano de Xóchitl Gálvez pretende inmiscuirse nuevamente en el proceso, a través de su “delfín”, Prisco Manuel Gutiérrez, quien de entrada ya prometió auditar al partido hasta sus más recónditas entrañas para conocer la realidad en la que se encuentra y que apuntaría a desvíos e irregularidades de la dirigencia anterior. Los rumores de que Gálvez Ruiz empujaría para hacerse del control desde el Senado de la República cobran más fuerza al trascender que podría seguir la misma ruta de hace muchos años: lograr de nueva cuenta la postulación por la gubernatura, que por cierto ya perdió contra Francisco Olvera.

Una pista de hacia dónde puede inclinarse el fiel de la balanza se encuentra sin duda en el actual Congreso local, donde es notoria la participación de Hernández Cerón, quien llegó para ocupar el mismo trabajo desempeñado en su momento por Luis Baños; es decir, apuntalar en tándem las propuestas “tricolores” y frenar a los llamados “dipuporros”, enviados para edificar la soñada plataforma con las siglas de la UAEH rumbo a la siguiente gubernatura; que a estas alturas se antoja más que imposible con los perfiles que la integran.

Así pues, habrá que seguir paso a paso los movimientos para anticipar el resultado de la próxima dirigencia del PAN en el estado.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap