Miss trans

Amira Corrales

 Y usted, ¿qué opina de que una persona transexual esté participando en el concurso de belleza “Miss Universo”? (Transexualidad: es la identidad que ejerce una persona que es opuesta a su sexo biológico y que tiene un conflicto con su anatomía sexual, razón por la cual desea modificarla para obtener el aspecto sexual con el que se identifica). Bien, pues desde la perspectiva de género, la diversidad sexual enriquece la compleja sexualidad humana y lucha contra la heterosexualidad obligatoria, por lo que la respuesta obligatoria es contradictoria. Por supuesto que estamos a favor de que la diversidad sexual sea incluida de forma cotidiana y sin discriminación en todos los ámbitos de la vida, incluido el social y del espectáculo, respetando en todo momento los derechos sexuales y reproductivos de las personas, pero al mismo tiempo, no podemos estar a favor de los concursos de belleza, que perpetúan los estereotipos de género. (Estereotipos sexuales: son las imágenes culturales que se asignan a los sexos, por ejemplo que las mujeres siempre deben estar bellas y los hombres no tienen derecho a llorar. Su eliminación es un factor importante para lograr la igualdad entre los sexos). Por lo tanto, los concursos de belleza, ya sean en la escuela, universidad o el famoso “Miss Universo” (del que Donald Trump fue dueño de los derechos durante varios años, y donde fue acusado por muchas mujeres de acosarlas y abusarlas), perpetúan la idea de que la mujer es una cosa, además decorativa, no una persona pensante; reproducen la cultura machista de la mujer como objeto propiedad exclusivamente masculina, que se puede lucir, mirar, elegir; se continúa con el pensamiento de que el único mérito que deben tener las mujeres es la belleza, lo que genera dos situaciones: mujeres que luchen, gasten y se desgasten por lograr ese objetivo, y dos, que las mujeres que no son tan agraciadas como lo señala el patrón de belleza, no destaquen o les cuesten más trabajo las cosas; ponen a competir a mujeres entre sí, alejándonos de la unión femenina que debe existir entre nosotras, necesaria para derrocar al patriarcado.