PASCUAL CHARREZ

Acostumbrados a aprovechar cualquier escarnio, los Charrez Pedraza no pierden el tiempo para atraer reflectores, sin importar, como en este caso que sea la propia familia el motivo de los “dimes y diretes”; el edil de Ixmiquilpan debería mejor preocuparse por todas las necesidades que aún privan en su demarcación y luego hacerle al cuento con los escándalos.