¡Se quema!

Juan José Herrera

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) existen elementos de prueba, al menos hasta hace unas horas, para determinar la responsabilidad del diputado federal Cipriano Charrez, en el accidente donde una persona murió calcinada.

Diversas voces, que omiten nombres por el temor a represalias, incluyendo la de un joven testigo que atendía un comercio cercano al lugar de los hechos, afirman que una persona identificada plenamente como colaborador de Charrez, con evidente aliento alcohólico, entró segundos después al establecimiento para comprar tiempo aire para su teléfono celular y comenzar a realizar llamadas.

Luego se fueron.

Asimismo los propios policías locales, habrían recibido la orden de acudir al sitio, donde aún ardía el vehículo sedán con una persona adentro, para prestar auxilio no a los posibles afectados, sino a quien es hermano del actual alcalde de Ixmiquilpan, con quien según se cuenta también acostumbra ficticias peleas y distanciamientos para atraer más adeptos a sus causas personales.

Otro de sus hermanos, por cierto, también ha sido señalado por protagonizar riñas y choques al calor de las copas.

Tras la rueda de prensa organizada en el recinto de San Lázaro, donde Cipriano juró y perjuró ante propios y extraños que no era él quien conducía (sino su chofer) ni que dejó el lugar del accidente, aunque estuvo prácticamente desaparecido durante al menos 48 horas, suman más voces en contra, incluso plumas nacionales, que de plano no le creen.

No tardó tampoco el propio partido que lo llevó a la curul de la Cámara de Diputados en refrendar el compromiso con los suyos y demostrarle el espaldarazo para confirmar que no habrán de dejarlo solo, como si el ya de por sí polémico diputado necesitara algún otro aval ante la “justicia”.

Pierde aún más el Movimiento Regeneración Nacional, cuyo desgaste en los últimos meses no tiene precedente desde los altos niveles hasta este tipo de “insignificancias”, al no tomar en cuenta a quienes son la verdadera base; ni qué decir respecto al tema del desafuero que, durante campaña, tanto cacaraquearon los morenistas y ahora parecen no recordar.

Lo que sí es un hecho es que Morena demuestra, nuevamente, la posible calidad moral de quienes orgullosamente forman parte de sus filas; esos a quienes les va bien salir corriendo cuando apenas sienten el calor, en lugar de enfrentar los yerros y aceptar que una cosa es hablar y otra muy distinta actuar en coherente consecuencia.

Con este incidente, sin duda alguna, Morena también se quema.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap