Urgente encontrar nueva vocación para polígono de la Bicentenario

PERTINENCIA Son 700 hectáreas; para revertir la situación de abandono, dos de tres alcaldes de los municipios con porciones de terreno pidieron recuperarlos y crear un nuevo parque industrial, además Ejecutivo de Tula habla de un proyecto integral, que genere empleos, tenga un buen desarrollo, además de contemplar un equilibrio con el medioambiente y de esta manera darle a los terrenos un uso provechoso para la propia región

 Ángel Hernández

A casi cinco años de que la federación cancelara la construcción de la Refinería Bicentenario, el polígono de 700 hectáreas de tierra adquirido para la edificación permanece ocioso; para revertir la situación, dos de tres alcaldes de los municipios con porciones de terreno en el referido espacio pidieron recuperarlos y crear un nuevo parque industrial.

María Antonieta Herrera Jiménez, presidenta de Atitalaquia; y Jovani Miguel León Cruz, alcalde de Tlaxcoapan; dijeron en entrevistas separadas que años han pasado y que a los citados predios se les debería sacar provecho, “por ejemplo, con el arribo de empresas para crear un corredor industrial”.

El tercer implicado, Gadoth Tapia Benítez, titular del Ejecutivo en Tula de Allende, mencionó al respecto que en su reciente visita a Pachuca, el Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo un nutrido diálogo con el gobernador Omar Fayad Meneses a quien adelantó la inversión de 5 mil millones de pesos para la región suroeste de la entidad (dentro de lo cual se esperaría una inversión para los terrenos del fallido tren de refinamiento).

Refirió el mandatario tulense que los recursos anunciados deben ponerse en un proyecto integral, que genere empleos, que tenga un buen desarrollo, además de contemplar un equilibrio con el medioambiente y de esta manera darle a los terrenos un uso provechoso para la propia región.

Tapia Benítez consideró que se debe tener una visión de largo alcance y no limitarse a la idea de un parque industrial (convencional), sino tal vez proyectar y fortalecer a Hidalgo como un corredor generador de energías alternas, “es decir energía solar, energía eólica, que vaya acompañado con lo que hoy se tiene de la propia refinería”.

Aun así señaló que cualquiera que sea el futuro la inversión a la región Tula-Tepeji es bienvenida y también los fondos federales anunciados.

Finalmente agregó que los 5 mil millones de pesos se tienen contemplados para una primera etapa, pero que se tiene un proyecto que avanzará y consolidará en 2019.

Con los dichos separados de los mandatarios de Atitalaquia, Tlaxcoapan y Tula, todo indica que la coincidencia es aprovechar las 700 hectáreas que el gobierno del estado donó a la federación para edificar el nuevo tren de refinamiento, pero que actualmente se mantienen sin uso.

Cabe señalar que incluso Herrera Jiménez y León Cruz sostuvieron que pudieran realizar gestiones para que el Gobierno de la República regrese los predios a la administración del estado y ésta a su vez a los municipios para darles un uso provechoso.

Retomar la construcción de la segunda refinería de Tula

Días antes de tomar protesta como diputado local por el Distrito XIV con cabecera en Tula, el coordinador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la máxima tribuna del estado, Ricardo Baptista González, reveló su intención de proponer a López Obrador que se retomara el proyecto de la Bicentenario por ser la mejor opción para instalar un complejo petroquímico.

En aquella ocasión dijo que se contaba con la infraestructura necesaria, además de que en la zona centro del país es donde más hidrocarburos se distribuyen y consumen, “además de que ya se cuenta con una barda perimetral y el acondicionamiento del terreno… la inversión sería menor”.

Sin embargo, AMLO afirmó hace varios meses que, de entrada se construirían dos refinerías, una en Tabasco y otra en Campeche… ninguna en Tula, incluso así Baptista González se mostró convencido de poder persuadir al exjefe de Gobierno capitalino para retomar el proyecto Bicentenario.

Días después de que el legislador local hiciera públicas sus intenciones, el presidente del comité estatal de Morena y próximo coordinador de programas federales en el estado, Abraham Mendoza Zenteno, soslayó las pretensiones de Ricardo Baptista, al comentar en conferencia de prensa que, al menos en los primeros tres años de gobierno de Andrés Manuel no se tenía contemplado retomar la nueva refinería de Tula, sin embargo, dijo que para el segundo trienio de López Obrador habría una remota posibilidad.

Terceros en discordia

Comuneros del ejido de San Bartolomé Doxey entrarían a la pugna por las tierras del virtual tren de refinamiento, hace menos de dos años, mediante el entonces comisariado, Gerardo Benítez Martínez, los labriegos externaron la intención de recuperar las 125 hectáreas de tierra que del polígono corresponden al municipio de Tlaxcoapan para uso agrícola.

La autoridad ejidal dijo en ese entonces que el núcleo sostuvo un par de reuniones en donde la mayoría de integrantes externó su tristeza de ver que sus parcelas pasaron a ser en unos cuantos años de un vergel a un desierto, en donde los incendios son comunes.

“Hay tristeza, al ver nuestras milpas sin sembrar y sin cosechar… son millones de pesos los que hemos perdido desde que se negociaron en 2010, la pretensión de quienes vendieron e incluso de quienes no tuvieron nada que ver con la transacción es intentar recuperarlas”, añadió.

Por falta de siembra considerables pérdidas económicas

El comisariado “hizo números” para dar una idea de a cuánto ascienden las pérdidas por falta de siembras y dijo que tan sólo de las 125 hectáreas de Doxey son mil 500 toneladas de maíz, y una o dos cosechas de legumbres por hectárea anuales.

De esta forma agregó que la merma económica sería superior a los 35 millones de pesos cada temporal, “y eso tan sólo tomando en cuenta la producción de maíz, que es el grano que nos permite hacer un cálculo más certero”.

Benítez Martínez fue más allá al comentar que las afectaciones económicas son inimaginables si se tiene en cuenta que para la Bicentenario se vendieron 700 hectáreas.

“Echó cuentas” e indicó que en los ejidos de Atitalaquia, Tlaxcoapan, Doxey y parte de Tula se han perdido 8 mil 400 toneladas de maíz anualmente, “adicionalmente una o dos siembras más, dependiendo de las condiciones de la tierra y la economía de quien cultiva”.

Mencionó que la comisaría ya ha buscado asesoramiento legal para lograr que les regresen las parcelas, pero fue consciente de que priva un escenario complicado, “cualquier abogado te va a decir que sí se puede, pero lo que sabemos es que tenemos que esperar cierto tiempo para intentarlo: en la actualidad nos faltaría al menos un año”.

 Sin noticias de otros proyectos

Recientemente, el comunicador social de la refinería Miguel Hidalgo y vocero de la exparaestatal Pemex, Fabricio Ulises Guerra confirmó que la empresa refinadora, de momento no tiene ningún proyecto para el terreno y que será el próximo gobierno de la República quien determine qué uso le dará.

 Barda perimetral

Del fallido tren de refinamiento actualmente sólo se tiene una barda de 14.7 kilómetros de longitud por 7.5 de alto, que estuvo a cargo de Martínez Aguilar Construcciones y cuyo costo fue superior a los 120 millones de dólares, además de que también se realizaron movimientos de canales y torres de energía eléctrica. En suma, cuando se decidió la cancelación de la Bicentenario, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, en total se gastaron 620 millones de dólares.