Calaverita feminista

Amira Corrales

Con humildad dedico estos versos, a mis hermanas víctimas de una cultura que mata a sus mujeres, ´porque desprecia su femineidad, su valentía y su determinación; cualidades que nosotras vemos como fundamentales para que la vida crezca y permanezca incólume. Con la esperanza puesta en el horizonte, para que el cambio no tarde demasiado, y llegue pronto a buen puerto, una vida mejor para quienes vienen detrás, y para las que se quedan esperándolo…

Efusiva marcha se hizo en Pachuca, por mujeres hartas y desafiantes, aunque la muerte frecuente surta, miedos, injusticias e impunidades. Un día de muertas para conmemorar, así como honrar a nuestras hermanas, pero la violencia se podría normalizar, ya que no son muertas, sino asesinadas.

Contra la mano del hombre agresor, caminaremos, rodaremos y gritaremos, que el orgullo femenino y el amor, en pancartas y versos llevaremos. Madres, hijas, amigas y hermanas, exigimos justicia al Estado indiferente,

¡cuánta impunidad y dolor te arremangas! ante el asesinato de nuestras parientes.

Vuelve mujer tu mirada a la tierra, para que se estremezca de tu fuerza, y sea de dar vida tu manera de llenarla de sabiduría y fortaleza.

Vida es lo que tenemos y conservamos, ya basta de feminicidios olvidados,

¡A la violencia y muerte renunciamos!,

¡Y  la extinción del patriarcado exigimos!

Entonces muerte: lárgate lejos, que unidas somos invencibles, en esta sociedad somos espejos

¡Y ahora ya no somos invisibles!