Cambio en el PRI

Andrés Torres Aguirre

En unas horas más, Leoncio Pineda Godos dejará la presidencia del PRI en Hidalgo.

El final de su gestión es un asunto que podrá leerse de muchas formas pero nunca acertadamente, si se deja de lado el hecho de que el Revolucionario Institucional sufrió la peor derrota de su historia apenas hace seis meses.

Leoncio Pineda Godos tomó las riendas del partido en Hidalgo bajo una situación muy compleja porque justamente se encontraba entre las dos corrientes internas más poderosas; la que encabeza el exgobernador Miguel Osorio y una nueva vertiente con el actual mandatario Omar Fayad al frente. Fue Leoncio Pineda el único activo del partido que obtuvo la aprobación de ambas estructuras.

Como dirigente “tricolor” le tocó cargar sobre sus hombros el peso de la histórica derrota del 1 de julio pasado, pero eso no fue todo. Desde la dirigencia nacional instruyeron una estrategia para recorrer cada municipio y recabar inconformidades de la militancia, como si esta catarsis sirviera para confortarles en algo. Valiente, Pineda Godos recorrió cada rincón de Hidalgo, se presentó ante viejos líderes, grupos, organizaciones a quienes escuchó atenta y largamente.

El dirigente se mostró siempre orgulloso de su responsabilidad y de su partido, les dio la cara a priistas que mesurados o enardecidos dieron rienda suelta a reclamos y acusaciones.

A diferencia de otros “orgullosos priistas”, que se cambiaron de partido o que ahora se quieren aprovechar del descontento para reverdecer sus laureles, Pineda se mantuvo firme en las peores circunstancias de la que fue una poderosa estructura que ahora agoniza simplemente porque sus miembros no quieren cambiar.

En la cultura Mexica, Tlazoltéotl era una diosa que los antiguos mexicanos creían era encargada de comerse los pecados del hombre; según su mitología, visitaba a moribundos para lavar sus pecados, para comerse la suciedad y dejarlos limpios antes de ir al otro mundo.

Esa fue la función de Leoncio Pineda para el priismo hidalguense, se tragó todos sus pecados justo antes de que dejen este mundo.