COMIENZA LA SIEMBRA

Representa el equinoccio de primavera una fecha que indica el inicio del ciclo de siembra para pueblos indígenas que viven en territorio hidalguense, las culturas náhuatl, hñahñu y tepehua, desde sus diferentes cosmovisiones del plano agrícola conciben esta temporada como bondad, que beneficia a las familias, mencionó el comisionado estatal para el Desarrollo Sostenible de los Pueblos Indígenas (Cedspi), Enrique Simón Romero.

La labranza de la tierra se practica desde tiempos prehispánicos, además las técnicas de cultivo se han adaptado y perfeccionado a través de la política agrícola del gobernador Omar Fayad, lo que potencializa los resultados en cada parcela ministrada por familias indígenas.

Las regiones indígenas hidalguenses gozan de bondades de la naturaleza, un clima próspero, infraestructura carretera y sistemas de riego, que permiten que el Valle del Mezquital produzca principalmente alfalfa, coliflor y calabaza. (Redacción)