El 8m en el mundo latino

Amira Corrales

 Mientras que nuestras guerreras antepasadas luchaban por el derecho al voto femenino, la educación superior de mujeres, el derecho al divorcio y custodia de hijas e hijos, la administración propia de nuestros bienes, la libertad de usar pantalones, transitar libremente en cualquier transporte, manejar un automóvil y etcéteras, hoy el lema principal de la lucha femenina llevada al 8 de Marzo (8M) se basa en dos ejes: el primero y primordial, la salvaguarda de nuestra vida e integridad. Mientras que en Argentina se mata a una mujer cada 30 horas, el 70% a manos de una persona con la que la víctima mantenía un vínculo, aquí en México la cifra ha incrementado. Mientras que en 2018 morían siete mujeres de forma violenta al día, en 2019, sólo en enero, la cifra aumentó a 10 mujeres por día, según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública. En España la cifra de mujeres que son asesinadas es mucho menor, pero no por eso menos importante. Sin embargo, es el país donde mayor número de mujeres se manifiesta en las calles para exigir el alto a la violencia contra mujeres y a la violencia feminicida. Las mujeres españolas nos han dado una lección de lo que pueden hacer juntas: colocar las demandas feministas en la mira internacional y en la agenda pública de su país. El segundo eje de las demandas feministas contemporáneas, es el del derecho total a decidir sobre nuestro cuerpo, en todas las áreas, pero principalmente en la del aborto. La demanda de las mujeres feministas se basa en que la despenalización del aborto, debe considerarse al no ser México un Estado religioso, sino laico, un asunto de conciencia, no de delincuencia. Es decir, un Estado que pone pena de cárcel y multa a quien sea condenada por abortar, no está siendo congruente con su laicidad.