El inicio de la vida

Amira Corrales

 El pasado viernes, se llevó a cabo por primera vez en el Congreso del Estado de Hidalgo, el foro “Caminando hacia la despenalización del aborto en Hidalgo”, donde concurrieron activistas, asociaciones civiles, diputadas y diputados así como panelistas que expusieron razonamientos éticos, jurídicos y de salud pública sobre la interrupción legal del embarazo. Sin embargo, este tema sigue dividiendo las opiniones de la sociedad, principalmente por dos causas. La primera parte de supuestos religiosos que apuntan que la vida inicia en la fecundación (es decir, la fusión del espermatozoide y el óvulo) y con ello el espíritu, constituyéndose un ser vivo con alma. La segunda, también muy culturizada, es la idea de que las mujeres fueron hechas para ser madres, por lo que no desear a su producto, es antinatural. Estas son ideas muy socorridas por las personas próvida para justificar su postura negativa a la despenalización, que no legalización del aborto. Sin embargo, y sin temor a ser llamada liberal, es importante informar a la ciudadanía sobre los avances científicos y educativos que en esta materia se han realizado. Es importante considerar, que las creencias religiosas se respetan, más no se discuten. Esta libertad de creencia está fundamentada en la Constitución mexicana, en el art. 24. Sin embargo, las creencias no son argumentos, no se pueden debatir con evidencia científica. Comencemos en esta primera parte, el análisis de cuándo comienza la vida. Para tal reflexión consideremos desde la ética, los 3 tipos de vida que no son sinónimos: Vida, la que se encuentra en un árbol, en un animal o hasta en los microorganismos. Vida Humana se entiende que inicia con la unión del óvulo y el espermatozoide humanos, con la existencia de células humanas portadoras de la cadena genética del ADN, por lo que los restos celulares, como la descamación de piel, también son vida humana, por poner un ejemplo. Y la tercera y a la que nos vamos a enfocar en la Persona Humana, considerada ésta de acuerdo a criterios éticos neurobiológicos, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los cuales son la diferencia fundamental…

 

Continuará…