El inicio dela vida II


Amira Corrales

 Las consideraciones biológicas que se creen sobre el inicio de la persona humana, que no vida humana, se basan en libros de embriología de los años 70. Lamentablemente, la discusión sobre la interrupción legal del embarazo se fundamenta en estos antiguos conocimientos. Hoy en día, gracias a los nuevos conocimientos de neurobiología, que nos ayudan a conocer al cerebro humano y su desarrollo, se sabe que el embrión de 12 semanas de gestación aún no tiene terminada la Corteza Cerebral, así como el Sistema Nervioso Periférico. Un embrión, al que le late el corazón, necesario para que inicie el sistema circulatorio, no es considerado una persona humana, ni por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ni por algunas creencias religiosas.

¿Por qué? Porque no tiene corteza cerebral. Los humanos y humanas no sentimos con el corazón, sentimos con el cerebro: las emociones con las percepciones y el dolor con los nervios. La corteza cerebral es el lugar clave para la memoria, la percepción, el pensamiento, la cognición, el lenguaje y la conciencia. Recapitulando, de acuerdo con este criterio neurobiológico, la persona humana es tal y debe ser considerada jurídicamente con derechos fundamentales, a partir de la semana 12 de gestación (tres meses de embarazo). Esta es la base de la ILE (interrupción legal del embarazo) de la Ciudad de México. Mientras que el aborto se considera un delito hasta después de la semana 12 de gestación, con pena de cárcel y multa. Otra consideración, realmente importante que debe conocer la ciudadanía, es que, en esa ciudad, como en muchas otras de países desarrollados, la ILE se realiza a través de medicamentos controlados por el personal de salud y pocas y personalizadas veces, por medio del método de aspiración manual endouterina (AMEU), ambos métodos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los medicamentos deben ser recetados por una persona profesional de la medicina, quien debe llevar un seguimiento para asegurar la expulsión total del producto.

Continuará.