Luis Kaim Gebara, el buen Luis

Alberto Witvrun

 Iniciaba el gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto en 1999 cuando sorprendió el anuncio de que Luis Kaim Gebara sería coordinador de Comunicación Social, después de que durante la campaña al interior del equipo del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se había desatado una lucha intestina por esa posición.

Panfletos, reuniones, una de ellas en Zempoala para sugerirle al candidato quién podría hacerse cargo de esa estratégica posición; se habló de Gerardo Mejía, un reportero de la Ciudad de México, también del expresidente municipal de Santiago de Anaya, Tomás Cano, pero ninguno cubría requisitos, más allá del perfil, para el gobierno nuñista.

El PRI venía de un rompimiento, José Guadarrama Márquez que ya se sentía en Plaza Juárez antes de ser candidato, retó al gobernador Jesús Murillo Karam quien operó el proceso interno para hacer ganar a Núñez Soto, aunque tuvo que dejar el gobierno cinco meses antes, para ser relevado por Humberto Lugo Gil, así tras imponer candidato fue a ocupar la Subsecretaría de Seguridad en Gobernación.

Ya como gobernador electo, Núñez Soto, no sin antes unas negociaciones internas accidentadas y favorables para el de Jacala, que alcanzó siete diputaciones locales, se habló de Roberto Femat Ramírez para Comunicación Social, pero después de una reunión en un restaurante de Pachuquilla, algo sucedió que Kaim Gebara fue nombrado; mi primer contacto con él, en una conferencia de José Ángel Gurría Treviño no fue agradable.

Con el tiempo se estableció una relación respetuosa, con diferencias profesionales, también coincidencias, pero siempre con la posibilidad de diálogo; Kaim Gebara mostró experiencia y oficio adquiridos en su paso como director de información por la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi) y al lado de Socorro Díaz en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Al concluir el gobierno de Núñez Soto, montó un despacho de asesoría que lo llevó incluso a otros países a prestar sus servicios, inició el proyecto Visto Bueno y luego La Crónica de Hoy Hidalgo, ya sin estar del otro lado del escritorio se forjó la amistad, sin dejar de tener diferencias, fue de él de quien recibí la invitación para colaborar en La Crónica, hace unos días me enteré que Luis Kaim dejó la dirección, que tiene nuevos proyectos y ya no en Hidalgo.

Así que en honor a la amistad y al profesionalismo de Don Luis Kaim Gebara, decidí dejar de colaborar en La Crónica de Hoy Hidalgo. Gracias.