Un cacicazgo que rebasa ya los 30 años

RECUENTOS

Gerardo Sosa Castelán ha dirigido los rumbos de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) desde hace más de 30 años y aunque muchos vislumbran en eso un cacicazgo, para otros no lo es.

Lleva casi ya un mes encabezando las principales notas de los diarios locales y nacionales por estar bajo la lupa del Gobierno Federal, debido a que es investigado por posibles delitos de lavado de dinero.

Todavía no hay información que compruebe el delito; sin embargo, se han revelado a la opinión pública datos sospechosos que tienen que ver con la posesión de grandes cantidades de dinero desde el extranjero.

Esto, acompañado del asesinato de su hijo y de los videos masivos que difunden una imagen negativa, desató la polémica.

Los videos dejan ver a un hombre que ejerce ya un poder político desde hace décadas a través de una posición administrativa de la UAEH.

En ellos se habla de la historia de Sosa, desde su época de estudiante, presidente de la ya extinta Federación de Estudiantes Universitarios, su administración como rector y su permanencia hasta convertirse en presidente del Patronato donde ha ejercido tanto como directivo como político de perfil priista hasta el año pasado en que renunció a su militancia para sumarse a la campaña de Morena.

Tiene Sosa el mando único en la universidad más grande de Hidalgo desde el Patronato, que apenas hace casi dos años cuenta con figura jurídica a partir de un decreto. (Adalid Vera)