El inicio de la vida III

Amira Corrales

De los 32 estados de la República Mexicana, es la Ciudad de México – ya no Distrito Federal debido a que entró en vigor su nueva Constitución-, la que ha legalizado la interrupción del embarazo –que no aborto- hasta la semana 12 de gestación o 3 meses. Los avances científicos y tecnológicos, nos permiten tener conocimiento serio, objetivo y comprobable, sobre el desarrollo embrionario, cerebral, así como su interrupción en caso de voluntad de la madre. El raspado uterino o legrado, ya no es llevado a cabo de forma común, sino que se utilizan los métodos de medicación controlada y AMEU que es la aspiración manual endouterina. Un estudio imageneológico, así como de sangre, última fecha de regla y exploración médica, pueden dar la aproximada etapa de desarrollo embrionario, para poder establecer la semana de gestación. Si la mujer, única dueña de su cuerpo, quien es persona y no incubadora, decide por cualquier motivo (es decir, sin que medie alguna de las causales de los códigos penales sobre cuando el aborto se considera ilegal), se encuentra gestando dentro de las primeras 12 semanas de gestación, puede realizarse la ILE (Interrupción Legal del Embarazo) en clínicas de salud de la Ciudad de México, aún y cuando no viva ahí, pero acuda a esta Ciudad. La aprobación de la ILE en el Estado de Hidalgo, se encuentra analizando en el Congreso estatal que tiene una mayoría morenista, partido de izquierda que apuesta por la laicidad del Estado, la cual debe estar fuera de ideologías religiosas en las leyes civiles y penales, dejando que la interrupción legal del embarazo quede en un asunto de conciencia y no de delincuencia, es decir que una mujer que considera que la interrupción de su embarazo va contra sus ideas religiosas y decide ya sea interrumpir o no su embarazo.