Blindaje para servicios educativos de calidad

NUEVOS CENTROS

Jocelyn Andrade

Aprobó el Congreso local una reforma a la ley de educación estatal, para establecer la necesidad de contar con una “Carta de no inconveniencia” por parte de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), como uno de los requisitos para que operen las instituciones privadas de educación en la entidad.

La iniciativa inicial fue propuesta por el diputado del Revolucionario Institucional (PRI), Julio Valera Piedras, quien dio a conocer que la finalidad de dicha reforma es dar certidumbre sobre las condiciones físicas de infraestructura, la preparación de los docentes, la calidad delos servicios ofrecidos y también sobre la validez oficial de los estudios de programas educativos con los que se forman los hidalguenses.

Además se estableció que las autoridades municipales deberán de tomar en cuenta esta “Carta de no inconveniencia” para emitir las respectivas autorizaciones de uso de suelo y licencias de funcionamiento para la prestación de servicios educativos en el estado.

Se obliga con ello a una mejor coordinación entre las autoridades estatales y federales en la materia, para que cada nivel de gobierno pueda emitir su juicio sobre la pertinencia de las instituciones particulares de educación en cuanto a planes de estudio, instalaciones y preparación de maestros.

La medida servirá para evitar la proliferación de centros de estudios que no cumplan con los estándares mínimos de calidad e idoneidad para el estado. “El reto de la calidad en la educación que se imparte en Hidalgo no es menor”, expuso.

Cabe mencionar que la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo tendrá 180 días siguientes a la entrada en vigor del decreto, para adecuar en el ámbito de sus respectivascompetencias las disposiciones legales aplicables en la materia.