Lanza Coeprah medidas para prevenir accidentes

-Son comunes quemaduras, caídas e intoxicaciones en esta temporada de asueto

-Menores de edad son más propensos a sufrir daños por su estancia en el hogar

PARA NO LAMENTAR

Redacción

Durante esta temporada vacacional, que abarcará hasta el próximo 18 de agosto, y en trabajo coordinado, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) y el Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes de Hidalgo (Coeprah), fortalecen campañas de prevención de accidentes, pues nueve de cada 10 percances pueden evitarse.

Según Maricruz López Sánchez, apoyo del Programa de Prevención de Accidentes de la SSH, en este periodo incrementan hasta en 10 por ciento los accidentes en hogares, debido a la permanencia de menores.

Señaló que algunos de estos accidentes son leves y otros dejan consecuencias irreversibles, pues los más comunes que ocurren son: caídas, dependiendo de la edad de la persona, genera consecuencias irreversibles, leves (moretones, esguinces, luxaciones o fracturas) o fatales. Es uno de los accidentes más comunes en casa que pone en peligro a personas menores de 10 años y mayores de 60. Para evitarlas es necesario mantener pisos de la vivienda libres de obstáculos, como tapetes mal colocados, muebles inestables, extensiones eléctricas, pisos irregulares e instalar materiales antiderrapantes en superficies como baño, regadera, pasillos y escaleras, que además deben estar suficientemente iluminadas y proteger aquellas ventanas que se encuentren a menos de un metro del suelo mediante defensas apropiadas (barandillas, rejas de protección) que impidan la caída de personas.

Intoxicaciones: aunque es más frecuente en menores de 10 años de edad que en el resto de la población, a cualquier edad pueden sufrirse intoxicaciones, debido al fácil acceso con productos tóxicos como medicamentos y sustancias empleadas para uso doméstico, por ello es necesario revisar etiquetas y guardar correctamente esos productos, no colocar calentadores de gas en cuartos de baño o en áreas mal ventiladas, ni estufas y braseros en áreas sin ventilación como dormitorios, si se percibe olor a gas no deben accionarse interruptores eléctricos ni encender cerillos o encendedores, pues la chispa puede provocar una explosión.

Quemaduras: al tener contacto con artefactos eléctricos, líquidos o sustancias a temperaturas elevadas, ocurren quemaduras de hasta tercer grado que pueden llevar a la muerte. Para evitarlas se recomienda guardar fósforos y encendedores en un gabinete cerrado con llave, lejos de los menores.