Tambaleos

Juan José Herrera

Con un perfil lejano a los reflectores, el hoy hijo pródigo de Actopan, Arturo Herrera Gutiérrez, asumió un encargo de magnitudes insospechadas.

Si bien es cierto que el hidalguense cuenta con credenciales tan amplias como maestría y doctorado en el extranjero y diversos cargos importantes previos, los acontecimientos de las últimas horas evidenciaron su falta de contacto con medios, derivado de una emergencia en la que el presidente López vio una opción adecuada en dicho personaje para calmar ánimos internacionales que ya pegaban sobre el peso.

La carta de renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sirvió para “echar más sal” a una herida abierta con otras dimisiones al gabinete federal, luego de demostrar inconformidades hacia imposiciones e ignorancias.

La decisión, para algunos “al vapor”, para otros forzada, de nombrar a Herrera, parece más que clara no sólo porque el hidalguense forma desde hace tiempo parte del círculo cercano del tabasqueño, sino además porque también desde hace mucho Herrera era el rostro mejor conocido en algunos temas económicos, sobre todo en encuentros internacionales; de hecho, también es quien en realidad cargaba desde el comienzo el mayor peso de las actividades, como “segundo al mando” de esa misma secretaría.

Adelantados a las probabilidades y circunstancias opinan hoy que Arturo Herrera, con su llegada a Hacienda, tiene más que definida la ruta para obtener la candidatura de Morena al gobierno de Hidalgo o que ahora sí arreciará y concluirá el tema de las investigaciones a cargo de Santiago Nieto, desde la Unidad de Inteligencia Financiera, en contra de la UAEH y el presidente del Patronato Universitario por el presunto lavado de dinero y demás anomalías.

El propio gobernador Fayad ya tuvo reuniones con su paisano, lo que también da cabida a pensar que pueden crearse mejores condiciones financieras para la entidad; como sea, el actopense tiene de entrada demasiados pendientes que resolver, antes de pensar en el siguiente paso, sin tambalearse. Ya lo dijo Churchill: “el político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene… y de explicar después por qué no ha ocurrido”. Y en tal sentido Herrera, desde esta posición, podría convertirse ahora en político.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap