Los alborotos y los encabezados

Amira Corrales

 Mucho se ha hablado de la marcha feminista de ayer en la Ciudad de México, misma que por cierto, se repitió aquí en Pachuca, por los mismos motivos. Pero quienes leemos algunos medios y sabemos cómo se crean sus encabezados, nos damos cuenta de la falta de cultura en igualdad de género, y peor, para vender la nota, hay que remarcar los aspectos escandalosos aunque irrelevantes, o sea, cambiar lo trascendente por lo amarillista, sin importar las consecuencias. Entonces, el efecto de llevar a la noticia que en la marcha se agredió a personas y vandalizó edificaciones, diluye el motivo fundamental de estas manifestaciones feministas: delatar al Estado represor, que no apoya a las mujeres, que les dificulta la justicia y que las desprotege aún ante los mismos representantes de la seguridad pública. Policías violadores, que suben a su patrulla a una joven, menor de edad, con la excusa de llevarla a su casa; funcionarios públicos que filtran los datos personales confidenciales de las víctimas (madre e hija) que denunciaron la violación; pero para los medios de comunicación de dudosos principios, es más importante sacar la noticia como vandalización que como exigencia a una autoridad que no actúa más que cuando se acusa y se observa. Porque evidentemente hubo desmanes, muchos hechos por hombres infiltrados en la marcha (en las marchas feministas, los hombres se pueden unir por su propio derecho, pero no son convocados por las feministas), algunos otros provocados por mujeres, pero como en otras ocasiones, son las menos. El resto del contingente continúa marchando, gritando sus consignas, mostrando sus pancartas, sin hacerle el menor daño a nadie ni a nada. Ahora bien, si hay faltas a la ley en las marchas, sea cual fuere su motivo, pues se tiene que actuar en consecuencia. Ahora sí, que los oficiales detengan en flagrancia y consignen a las autoridades, a ver si aunque sea así, hacen bien su trabajo. En Pachuca, un grupo de feministas de varias organizaciones, encabezó la marcha desde plaza Juárez hasta el Reloj de plaza Independencia y todo en completa calma