Manual de la feminista XII

Amira Corrales

 Continuamos con la propuesta fundamental de conocer nuestro cuerpo y su funcionamiento. Hoy hablaremos de la vagina, el canal muscular cerrado que va desde la vulva –parte externa de la zona genital femenina- hasta el cuello del útero o cérvix. Tener y mantener una salud vaginal es indispensable para el sano desarrollo de nuestra sexualidad, por lo que es necesario conocerla y observarla para detectar cualquier anomalía y atenderla lo más pronto posible. Creo indispensable que toda mujer debe conocer su área genital, a través de esquemas, lecturas, investigación, clases o cursos. Después, creo que todas deberíamos contar con un o una profesional de la salud, especialista en ginecología principalmente, ya que en caso de dolencia, sabríamos a quien acudir con prontitud. ¿Qué puntos son necesarios observar para continuar con tu salud vaginal? Uno de los más útiles indicadores es el flujo vaginal. La vagina al estar revestida de mucosa –como la parte interior de nuestras mejillas o labios- requiere de humedad para mantenerse saludable. Esa humedad, la producen algunas glándulas interiores todo el tiempo. Es por eso que nuestra vagina siempre está húmeda. Ahora bien, observar que el sobrante de ese flujo vaginal que arroja nuestra vagina hacia nuestra pantaleta, sea transparente, sin olor diferente ni cantidad, ya que lo contrario, son los primeros indicativos de que algo anda mal en nuestra vaginal. De la misma manera que en cualquier parte del cuerpo, enrojecimiento, picazón y comezón son signos de posible enfermedad. También debes de ocuparte si presentas sangrado entre períodos o después de las relaciones sexuales, ya que no es ordinario. Así mismo, es importante verificar que no presentes un bulto o protuberancia en la vagina al igual que dolor durante las relaciones sexuales. Sin embargo, la dispaurenia, el vaginismo y sequedad vaginal tienen tratamiento que debe recetar la persona profesional de la salud. La vaginitis es la infección en la vagina que provoca inflamación y puede ser causada por bacterias u hongos. Esta es la más común de las enfermedades vaginales, así como de fácil tratamiento. La prevención es la mejor fórmula para mantenernos sanas, infórmate.

 

[email protected]