Promoción

Juan José Herrera

Mejor conocido por escándalos y por su proclividad a pagar portadas de revistas o espectaculares fuera de su municipio, el alcalde de Zimapán, Erick Marte Rivera, carga sobre sí un asunto por demás álgido.

De todos es sabido el interés de Rivera Villanueva por mantenerse a como dé lugar con presencia en los medios, incluso si para ello tiene que aprovechar una desgracia como la ocurrida hace unos días, cuando uno de sus colaboradores causó un accidente donde perdieron la vida siete personas.

Ágil como es para los negocios, Rivera convocó a una rueda de prensa para ofrecer pormenores sobre el hecho, para hablar por ejemplo de que, en efecto, la camioneta que cayó al barranco fue rentada por la alcaldía; sin embargo, nada dijo sobre los supuestos de que su elemento manejaba en completo estado de ebriedad.

Mucho se ha cuestionado también y seguramente se seguirá haciendo, a los padres de familia sobrevivientes que decidieron abordar la unidad que minutos más tarde perdería el control sobre la carretera México-Laredo, cuando se dirigían a un concierto de la orquesta infantil del municipio.

Lo que ahora debe cuestionarse es cómo pagará el ayuntamiento de Marte las pérdidas, cómo repondrá los daños y si habrá en efecto una investigación a fondo para deslindar responsabilidades donde no se vea la mano, como en otras ocasiones, del propio edil.

Por lo pronto el munícipe podría dejar de gastar tantos recursos en conferencias y portadas banales para autopublicitarse y entender que, al menos en la capital del estado, a muy pocos puede interesarles lo que haga o deje de hacer en materia política en su búsqueda por otro hueso.

Los rumores adelantan que Erick Marte pretende, al cobijo del PAN, otra postulación cuando ni siquiera ha terminado la que ostenta. Lo único cierto es que al menos ya cuenta con una residencia en Pachuca; es decir, el domicilio y el dinero ya los tiene… todo menos la ética.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap